La Confech que enfrentará el último año del Gobierno de Michelle Bachelet

Úrsula Schüler 30/12/2016

Mientras varias federaciones estudiantiles se encuentran aún en elecciones internas, ya se puede avizorar la fisonomía que tendrá la Confech del próximo año. En medio de la legislación del proyecto de reforma de educación superior, los referentes de izquierda como la Unión Nacional Estudiantil, los autonomistas, el Frente de Estudiantes Libertarios, y sectores independientes, conducirán a los universitarios.

El sábado de la próxima semana la Confech se reunirá en la Universidad Arcis. La organización realizará su plenaria para abordar el futuro de la institución, pero también para analizar sus pasos a seguir frente al proyecto de reforma de educación superior.

Mientras, la semana pasada la Confech se reunió con la ministra de Educación, Adriana Delpiano, e hizo públicas sus propuestas frente a los cambios que esperan tenga la iniciativa, en medio del envío de las indicaciones comprometidas por el Gobierno.

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago (Feusach), Patricio Medina, explicó que desde hace meses vienen trabajando “con los rectores, los trabajadores y los académicos” de las universidades. El objetivo es que sus demandas sean consideradas, pese a la mesa tripartita que estableció el Gobierno con rectores y parlamentarios de la NM.

Así, impulsarán el fortalecimiento de las universidades estatales, la democratización de las instituciones, la eliminación del Crédito con Aval del Estado y los distintos instrumentos de endeudamiento.

En tanto, desde junio pasado, las federaciones han desarrollado sus elecciones internas para renovar sus directivas, lo que permite proyectar a la Confech 2017 que enfrentará al último año de Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

Las primeras sorpresas las dieron los resultados de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago (Feusach), de la Universidad Católica (FEUC) y de la Universidad de Chile (FECh).

En junio pasado, por primera vez, RD, que lidera Giorgio Jackson, llegó a la presidencia de la Feusach, en tanto, la Nueva Acción Universitaria (NAU, movimiento de centro-izquierda) recuperó tras un año de gremialismo y de Crecer (de colectivos de izquierda) a la FEUC.

Por su parte, una alianza compuesta entre la Unión Nacional Estudiantil (UNE), el Movimiento Autonomista (MA) y el Frente de Estudiantes Libertarios (FEL) ganó la FECh en noviembre pasado. Sin embargo, como la mesa Fech es integrada, representantes de Izquierda Autónoma y Juventudes Comunistas, así como de organizaciones feministas y trotskistas, también formarán parte de la dirigencia.

“A la cabeza de la mayoría de las federaciones hay gente del Frente Amplio o independientes. Pero lo fundamental es que podamos tener confluencias”, explica el presidente de la Feusach, Patricio Medina.

Adicionalmente, la JJCC y el PRO consiguieron representación estudiantil en la Universidad Diego Portales, así como el PR en la Universidad Católica de la Santísima Concepción. En tanto, sectores ligados a la derecha llegaron a la conducción de la sede de Viña del Mar de la Universidad Andrés Bello.

Emplazamientos a candidatos

“El problema de fondo es que el Estado permite que en Chile ocurran situaciones como lo que está pasando con el Grupo Laureate y como la Universidad Arcis”, criticó el presidente de la FECh y vocero Confech, Daniel Andrade, quien de paso apuntó a una “planificación de la educación” en el país.

Es que con el pasar de los meses y años del Gobierno, los universitarios han aumentando su malestar frente al curso de la reforma educacional, y en particular sobre la de educación superior.

En este contexto, y tras difundir sus planteamientos para que sean incluidos en las modificaciones al proyecto de ley que se encuentra en la comisión de Educación de la Cámara de Diputados, algunos sectores de la Confech esperan “emplazar” a los distintos candidatos presidenciales.

El presidente de la Feusach diagnosticó que “la violencia y distintos hechos de 2016 nos desviaron del foco, pese a que pensábamos que era el año de la incidencia en la reforma” y destacó que en la iniciativa “no está el fondo de lo que prometió el Gobierno, que era garantizar el derecho a la educación”.

Medina adelantó que este año esperan movilizarse de distintas formas, “y al ser un año de elecciones, es fundamental que también entendamos que la reforma se discute en el Parlamento, por lo que hay que incidir en que parlamentarios, así como los candidatos al Congreso y los presidenciales, se pronuncien sobre nuestras demandas”.

¿Y la bancada estudiantil?

 Pese a que los ex dirigentes universitarios y actuales diputados mantienen cierta complicidad política en el Congreso, así como en su apoyo a algunas organizaciones sociales, Gabriel Boric y Giorgio Jackson tienen una militancia distinta a la de Karol Cariola y Camila Vallejo.

Y si bien sus acercamientos y apoyos a la Confech están determinados por sus ya conocidas posturas desde que eran dirigentes, también están mediados por sus domicilios políticos. 

“Nos preocupa que haya algunos actores sociales que estén inactivos respecto a transformaciones que se están discutiendo y ejecutando”, advierte Cariola, quien en los últimos años ha sostenido posiciones distantes hacia la Confech.

Con todo, y más allá de las diferencias, los dirigentes universitarios actuales todavía ven en estos parlamentarios eventuales aliados de las demandas del movimiento.