san ignacio de el bosque jesuitas

Internacional

Jesuitas nombran investigador para revisar antecedentes contra el padre Jaime Guzmán por abusos sexuales

PULSO 30/01/2018

La Compañía de Jesús además habilitó un canal para facilitar la entrega de información respecto a otros miembros, a través de la abogada Joanna Heskia.

Este martes la Compañía de Jesús informó a través de un comunicado que nombraron al abogado Waldo Bown como investigador para llevar adelante la Investigación Previa por los nuevos antecedentes recibidos contra el padre Jaime Guzmán Astaburuaga.

Esto luego de que a principios de este año el conductor de televisión, José Miguel Viñuela, revelara -sin mencionar el nombre del sacerdote- que en un paseo de los alumnos del colegio San Ignacio de El Bosque, Guzmán les propuso bañarse sin ropa y les tomó fotos.

Viñuela aseguró que además el jesuita cometió abusos con algunos de sus compañeros, lo que fue confirmado por la misma congregación hace unos días a través de un comunicado en el que admitían que el sacerdote se encontraba cumpliendo una condena canónica por abusos sexuales entre los años 1984 y 1994.

Ahora la Compañía de Jesús informa que se ha iniciado un nuevo procedimiento de carácter canónico (que se llama investigación previa) y a través del cual se podrá recibir “información, testimonios o denuncias que se quieran hacer llegar por el caso referido, así como llevar adelante las diligencias de toda índole que el investigador considere pertinentes”. La congregación además ha habilitado un canal para facilitar la entrega de información respecto a otros miembros, este sería a través de la abogada penalista, Joanna Heskia.

“Conviene hacer notar que para el derecho canónico, aun cuando los delitos de abusos contra menores tienen una prescripción de veinte años, esta prescripción puede ser levantada por la Congregación para la Doctrina de la Fe”, asegura el comunicado en el cual se reitera el compromiso de los jesuitas de “actuar con la máxima diligencia, colaborando con las instituciones civiles y eclesiásticas competentes, en virtud del cuidado y transparencia con las personas víctimas de abuso”.