El presidente de EEUU, Donald Trump, prevé reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

Internacional

Jerusalén: El obstáculo para el proceso de paz que recobra importancia tras la decisión de Trump

PULSO 06/12/2017

La determinación de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel pondrá a esta ciudad de Medio Oriente en el centro de la discusión dentro del marco del proceso de paz entre palestinos e israelíes, tal como ha ocurrido durante los años anteriores.

El lugar donde converge la fe de tres credos religiosos podría ser el escenario de fuertes protestas a raíz de esta determinación del mandatario, considerando que grupos palestinos llamaron a “tres días de la ira”, por lo que se ha reforzado la seguridad sobre todo en las sedes diplomáticas norteamericanas dentro de Israel, en lo que se prevé pueda ser uno de los mayores escenarios de tensión dentro de los 72 años desde que fue declarado como estado por la ONU, tiempo en que la comunidad internacional ha mantenido un consenso respecto al status quo.

Si bien Israel estableció su capital en Jerusalén en 1948, sólo lo hizo en la parte occidental y se anexionó la parte oriental después de la Guerra de los Seis Días en 1967 tras haber expulsado a las tropas jordanas, es en Jerusalén Este donde los palestinos aspiran a tener la capital de un estado independiente.

Según un artículo de diario El País, de España, todos los intentos de paz que se han buscado entre palestinos e israelíes han chocado contra este status quo que mantenía Jerusalén “desde el plan de partición aprobado por la ONU en 1947, que dejó precisamente la ciudad y su entorno como corpus separatum bajo administración internacional”.

De esta forma, y hasta antes del anuncio de Trump, ningún mandatario en el mundo había adjudicado formalmente a una de las dos partes la legitimidad sobre la ciudad.