Internacional

Humeres: fallo del TC da fuero y huelga más allá del sindicato

Juan Pablo Palacios 25/05/2016

El asesor laboral de la CPC, de todos modos, se mostró partidario de dejar morir la Reforma Laboral y avanzar en otro proyecto.

“El Tribunal Constitucional (TC) dijo algo importante y que ha pasado desapercibido. Dijo que los grupos negociadores tienen derechos en igualdad. Esto implica que los grupos negociadores deben tener derecho a huelga y a fuero”.

Ese es el análisis que hizo ayer en la “Mesa Redonda Personas y Organización de Icare, ¿Cambiarán las relaciones laborales?”, el abogado laboralista y miembro de la comisión laboral de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Héctor Humeres, respecto de las implicancias del dictamen del TC que echó por tierra la titularidad sindical en la Reforma Laboral.

Humeres enfatizó que el fallo dice que sindicatos y grupos negociadores “están en condiciones de igualdad y al estarlo tienen las mismas prerrogativas, es decir, tienen huelga y derecho a fuero. Ese es un cambio sustancial mirado desde el punto de vista de la empresa”.

El asesor de la CPC recuerda que la principal distinción que existe en la legislación actual entre sindicatos y grupos negociadores, “es que los primeros tienen huelga y fuero y los grupos no tienen esos derechos”.

A juicio del experto, esa prevención que hizo el Tribunal deberá ser incorporada por el Gobierno en el camino legislativo que decida para adecuar la Reforma Laboral.

En ese contexto, Humeres analizó todas las opciones que hay disponibles para salvar el proyecto.

“Está la opción del veto y seguirlo tramitando tal como está. Esa es una opción poco probable, no veo mucho ánimo para ello en el Parlamento. Otra opción es que retire el veto; eso es algo que se está discutiendo y que podría ser factible. También está la ley adecuatoria corta, pero yo sospecho que su tramitación puede ser larga, porque tomar el proyecto y enderezarlo con el fallo del Tribunal, más el veto, no es una tarea fácil. Va a requerir mucha ingeniería legal y no se pueden introducir conceptos nuevos que vayan en contra del fallo”, explicó.

Aunque con menos posibilidades de viabilidad, el abogado dice que también está la opción de la “muerte súbita” del proyecto, es decir suspender la tramitación de la Reforma Laboral y mantener el actual Código del Trabajo mientras se analiza en un espacio de tiempo más prolongado otras alternativas, e impulsar una reforma constitucional. A juicio de Humeres, esta última opción es díficil, porque “el proyecto quedó herido de muerte en la titularidad sindical, es decir, tiene una inconstitucionalidad múltiple, atenta contra varias garantías constitucionales”.

De todas las alternativas, el experto se mostró partidario de impulsar un nuevo proyecto de ley completo.