2295838_500.jpg

Gratuidad: Valdés advierte mayor gasto de lo proyectado en las reformas

Úrsula Schüler 13/07/2016

El ministro proyectó cerca de 600 mil estudiantes en gratuidad para 2019. Diputados de la NM criticaron que el titular de Hacienda no detalló la proyección del fondo para las universidades estatales.

La esperada exposición del ministro de Hacienda Rodrigo Valdés sobre el proyecto de Reforma de Educación Superior ante la comisión de Educación entregó datos de contexto y nuevas proyecciones de la iniciativa -en particular la gratuidad-, pero también provocó una serie de cuestionamientos.

El titular de Hacienda buscó ayer  bajar las expectativas de los sectores oficialistas e independientes que esperan transformaciones más profundas del proyecto. El jefe de las finanzas públicas hizo comparaciones internacionales con la realidad local, caracterizó la matrícula de la educación superior chilena y su financiamiento público y privado, y finalmente se refirió a la Reforma en específico.

“La gratuidad en régimen cuesta el equivalente a un 1,6% del PIB y ya tenemos comprometido en las otras reformas un 1,9% del PIB”, advirtió en su introducción el economista, para agregar que el Gobierno “hizo una Reforma Tributaria con el objetivo de recaudar 3 puntos más del PIB, y se supone que gastaremos entre 1 punto y 1,5 en educación”.

Tras esto, el jefe de las finanzas públicas expresó: “enfrentamos un escenario de menores recursos (…) y, en segundo lugar, hemos gastado bastante más de lo proyectado”, refiriéndose a los otros proyectos de la reforma educacional, como la Ley de Inclusión, la carrera docente, la nueva educación pública y los programas y leyes de la reforma preescolar.

Asimismo, en su exposición el secretario de Estado detalló que en los países con gratuidad existen Estados con muchos más fondos que Chile. Además, explicó que el avance de la gratuidad hacia los deciles más ricos será aún más caro para el Fisco, pues son segmentos que en su mayoría no cuentan con becas ni créditos. Y la ausencia de estos intrumentos y financiamiento -que se podrían redistribuir y transformar en aportes fiscales de gratuidad- implica financiar desde cero su incorporación a la gratuidad.

“Poco menos de un 50% de universidades privadas, centros de formación técnica e institutos profesionales no tienen ayuda directa del Estado”, afirmó el ministro.

En este contexto, Valdés también proyectó que el aumento de la gratuidad para 2019 llegaría a más de 600 mil estudiantes. Y, a diferencia de la actualidad, cuando la medida abarca en su mayoría a estudiantes universitarios, a futuro, la mayoría de los beneficiados serán alumnos de centros de formación técnica e institutos profesionales.

Pese a esto, el economista evitó proyectar la llegada de la gratuidad universal, y manifestó que proyectarla en años sería inconducente, pues depende de factores que no controla el Gobierno actual, como los ingresos futuros del Fisco.

Molestia oficialista. Pese a la exposición del ministro, entre los diputados de la Nueva Mayoría e independientes surgieron una serie de interrogantes y críticas.

En este marco,  el ministro se comprometió a continuar con su exposición el próximo martes en el Congreso.

Es que la ausencia de proyecciones claras sobre los años que durará la transición del modelo y, en consencuencia, la certeza sobre cuándo se llegará a la gratuidad universal, continuó generando molestia parlamentaria.

A esto se sumó que el ministro no proyectó a futuro el aumento del fondo para las universidades del Estado, anunciado por el Gobierno y demandado por los recores y parlamentarios.

Esta falta fue destacada por la diputada Camila Vallejo y el senador PS, Carlos Montes, que asistió a la instancia para escuchar la exposición.

En este marco, el diputado de Revolución Democrática Giorgio Jackson pidió reestructurar el modelo de financiamiento propuesto, transfiriendo fondos del Crédito con Aval del Estado (CAE) al financiamiento de las instituciones públicas.