Internacional

Frente Amplio se divide por votación de sus diputados en proyectos educacionales

Carlos Said 13/07/2017

RD entregó su apoyo a la propuesta de desmunicipalización, generando el rechazo de otras organizaciones del bloque, que han cuestionado la iniciativa. El lunes pedirán votar por separado algunos artículos de la reforma a la educación superior.

Una de las principales banderas de lucha del Frente Amplio es la agenda educacional. Sin embargo, no todas las colectividades piensan igual sobre esta materia, lo que ha generado divisiones en el bloque y diferencias sobre cómo deben votar los tres diputados de la coalición, sobre todo luego de la polémica interna que se abrió con la votación del informe de la Comisión Sename II, donde los diputados Giorgio Jackson se abstuvo y Gabriel Boric votó en contra.

Un ejemplo de esta inquierud es el proyecto de nueva educación pública (desmunicipalización). Al respecto, Revolución Democrática (RD), partido que hasta hace unos meses tenía a algunos miembros trabajando en el Mineduc, emitió una declaración en que apoyan “decididamente iniciar hoy un proceso de desmunicipalización” y que la propuesta en tramitación “constituye un paso relevante en este sentido. No podemos seguir postergando este cambio”.

Pero con el correr de la semana, esta visión fue rechazada por otras colectividades. Por ejemplo, el Movimiento Autonomista (MA) publicó otra declaración, donde dicen que no es posible apoyar un proyecto que no cambia el modelo de financiamiento y que no revierte la caída de la matrícula pública.

Mucho más dura fue una carta difundida el martes por miembros de este mismo grupo, junto a militantes de Izquierda Libertaria y el Movimiento SOL, donde dicen que la posición de RD “muestra una práctica política que da la espalda a las opiniones y propuestas del movimiento social” y, peor aún, que esa postura “no se condice con lo planteado por nuestra actual candidata presidencial sobre el tema”.

Al respecto, Jackson dijo que el proyecto responde a la demanda de cambiar los colegios de sostenedor, pero reconoce que no cambia el financiamiento, “por eso creo que se queda cojo en su objetivo de fortalecer la educación pública”. Sin embargo, fue criticado por el presidente del Colegio de Profesores y miembro del Partido Humanista, Mario Aguilar, quien dijo que la declaración de RD desconoce al profesorado. “Es muy curioso e inexplicable una posición tan gobiernista, tan Mineduc. Hay una argumentación muy similar a la que tienen hoy los principales personeros del ministerio”, afirmó.

Educación superior

Otro tema mucho más complejo para el Frente Amplio (FA) es la reforma educacional. Los 13 referentes del bloque están expectantes con la votación que harán los tres diputados el lunes, cuando el proyecto sea revisado en la sala, y algunas organizaciones han pedido rechazar algunos puntos clave, como la gratuidad.

Jackson aseguró que “en esta materia nos estamos farreando una oportunidad. El proyecto no da una respuesta suficiente a muchos temas planteados desde el movimiento estudiantil”, por lo que pedirá votación separada de 12 artículos para revertir sus contenidos.

Vlado Mirosevic, diputado del Partido Liberal, planteó que ellos tienen una posición propia, “incluso más crítica que otros integrantes del FA”, pero que aún no decide su voto. “El proyecto es insuficiente y nos preocupa que el Gobierno pierda la oportunidad de hacer una reforma de verdad”, dijo.

Constanza Schönhaut, secretaria general del MA, concordó en que si bien hay puntos de la reforma que son virtuosos, “no pone en el centro un sistema de educación pública y mientras no tengamos un sistema de educación pública, gratuita y de calidad, nos opondremos a ese proyecto”. “Vamos a votar en base a los principios que hemos defendido en el movimiento estudiantil. No tengo dudas de que los parlamentarios del FA, al menos en lo que es estructural al proyecto de ley, van a votar en concordancia”, agregó.