Camara de Diputados 2018

Internacional

Frente Amplio aterriza en el Congreso para “colaborar con la movilización”

Carlos Said 11/03/2018

La bancada del bloque emergente ingresó a la institucionalidad diferenciándose del resto del Parlamento y comprometiéndose con tres demandas inmediatas. En la derecha, Evópoli puso la novedad. Y en la ex Nueva Mayoría, pese a que llegaron a un pacto de oposición, aún buscan un difícil consenso que instale las bases de una nueva coalición.

Si bien asumieron ayer en la mañana en el Congreso, los 21 parlamentarios del Frente Amplio tuvieron más tarde otro acto de asunción, en la Plaza Victoria de Valparaíso, en el que firmaron un documento de ocho puntos comprometiéndose a legislar para la gente, debatir sobre temas que han sido impuestos como “verdades absolutas”, buscar la igualdad de derechos y oportunidades e impulsar tres demandas en lo inmediato: el fin de las AFP, la reforma al Sename y la rebaja a la dieta parlamentaria.

“Acá, en este momento, hemos asumido realmente como parlamentarios, porque lo hicimos de cara a la gente, y les pedimos que nos ayuden a mantenernos vinculados con la ciudadanía y el mundo real”, dijo Tomás Hirsch (PH).

El aterrizaje del bloque emergente al Congreso centró la atención de otros sectores políticos, y los representantes cumplieron con las expectativas: llegaron con las plumas de Pamela Jiles, con la capa y antenas de Florcita Motuda, con carteles en defensa del agua y contra el TPP, y con la promesa de apoyar el desarrollo de los movimientos sociales.

“Uno de los aprendizajes de este gobierno es que no se puede apuntar a reformas estructurales sin movilización y organización social. Y desde el Parlamento, vamos a colaborar para construir esa movilización, a ser parte de los movimientos sin suplantarlos”, explicó Gabriel Boric (MA).

Catalina Pérez, diputada de RD, planteó que serán una oposición constructiva, “que dialogue, pero que asuma la ofensiva a la hora de frenar los retrocesos de los derechos sociales, y que busque profundizar la democracia”. Y su compañero de partido, Miguel Crispi, acotó que trabajarán de forma correcta y que “cuando se puedan hacer acuerdos, lo vamos a hacer, y cuando no se pueda, no lo vamos a hacer”, desechando pactos automáticos con la ex Nueva Mayoría.

En su primer día, la bancada frenteamplista se preocupó de diferenciarse de los otros 63 diputados de oposición. Por ejemplo, al momento de votar por la conformación de la directiva, proceso que era secreto, los parlamentarios mostraron letreros que decían que ellos cumplieron el acuerdo, en relación a los cuatro diputados de oposición que anónimamente votaron en blanco. “Cumplimos y es necesario para la transparencia que aquellos diputados que no estaban de acuerdo, lo hagan público”, dijo Gael Yeomans (IL).

Y Gonzalo Winter (MA) recalcó por su parte que “la ciudadanía no nos eligió para venir a divertirnos al Congreso, sino que con un mandato muy claro de transformación”, marcando una distancia con el resto del Parlamento y apelando a cambios estructurales en la sociedad.

Un paso para la coalición

El senador Felipe Kast planteó que buscarán “estar a la altura. Que Sebastián Piñera entienda que el poder se presta, que hay que actuar con humildad y que hay que tener reformas estructurales importantes para que en cuatro años más la ciudadanía diga que valió la pena. Tengo la expectativa de que eso sea así, pero tengo el susto de que hagamos más de lo mismo”.

En la ex Nueva Mayoría, en tanto, buscan la reinvención. El primer paso, dijeron sus diputados, fue el pacto administrativo de la Cámara, que puso a Maya Fernández (PS) a la cabeza de la corporación.

El diputado Daniel Núñez (PC) afirmó que “este es un acuerdo administrativo, pero con efectos políticos. No estamos generando una coalición, pero espero que a futuro vengan más acuerdos”. La misma esperanza tiene Manuel Monsalve (PS), quien aseguró que el pacto fue “la primera derrota de la derecha” y que se trató del primer paso “para iniciar otro tipo de acciones políticas coordinadas en la oposición”.

Pero en la DC no se dieron por aludidos. El vicepresidente de la Cámara, Mario Venegas, advirtió que “este es un acuerdo estrictamente para la administración de la Cámara” y dijo que se remitirá estrictamente a lo acordado. “Eso (una coalición) está en otro ámbito de decisión, que es el partido y en nuestros órganos internos”, lanzó.

Antes de avanzar en un nuevo conglomerado, la ex Nueva Mayoría deberá limar asperezas, como las ocurridas en las últimas semanas en torno a la situación de Venezuela y Cuba, pero eso está lejos de ocurrir: hoy, el PPD y la DC recibirán a representantes de la Asamblea Nacional de Venezuela -que fue suspendida por la Asamblea Constituyente-, lo que seguramente agudizará el distanciamiento con el PC