Internacional

Fiscalía Española pide cuatro años y medio de cárcel para ex jefe de FMI Rodrigo Rato

Agencias 15/01/2016

Es acusado de apropiación indebida por el uso continuado para gastos personales de tarjetas de crédito que escapaban al control de Caja Madrid.

La Fiscalía española pidió ayer una pena de cuatro años y medio de prisión para el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato, quien es investigado por su participación en el escándalos de las “tarjetas Black” de Caja Madrid y Bankia. 

En su escrito, el fiscal pide, asimismo, que el también ex ministro de Economía de España pague una indemnización de 2,69 millones de euros.

Rato, quien estuvo al mando del banco Bankia poco antes de que la empresa necesitara un rescate de parte del Estado en 2012, ha negado haber cometido ilícitos. De hecho solo en octubre pasado aseguraba a los medios que su fortuna era de “origen familiar”. 

El caso todavía debe ir a juicio y el Tribunal Supremo ha dicho que estudia si hay méritos para seguir adelante, mientras investiga las acusaciones de mal uso de tarjetas de crédito para gastos personales por parte de Rato y otros ex ejecutivos de Bankia, escándalo que la prensa española bautizó como las “tarjetas black”.

Según documentos de la Fiscalía Anticorrupción a los que tuvo acceso Reuters en 2014, unos 80 antiguos consejeros y directivos de Caja Madrid y luego de Bankia, un grupo surgido de la fusión con otras cajas de ahorros, habrían gastado con estas tarjetas más de 15 millones de euros entre 2003 y 2012.

De acuerdo a la documentación, Rato hizo un retiro de 1.000 euros con su tarjeta de crédito dos días antes de renunciar a su puesto en Bankia, en mayo de 2012. Esa fue la decimosexta operación similar en tres meses, que se suma a gastos por 1.500 euros en floristerías, restaurantes y un sastre.

El caso de las tarjetas es uno de los tres frentes judiciales que tiene abiertos Rato, junto con una investigación en un tribunal de Madrid por supuesto fraude fiscal y blanqueo de capitales y otra en la Audiencia Nacional por un presunto fraude en la salida a bolsa de Bankia.

El gran escándalo

Pero el antecesor del ex jefe del FMI en la caja madrileña, Miguel Blesa, enfrenta un panorama aún más difícil, ya que el Ministerio Público  reclama para él sies años de prisión y una indemnización a la caja de 9,34 millones de euros. 

Según lo que explicó la fiscalía en su informe fue Blesa, cuando presidía la entidad, quien autorizó la entrega a los miembros del Consejo de Administración, la Comisión de Control y a determinados altos directivos unas tarjetas de crédito, cuyo monto, según lo que él estableció, eran para gastos de libre disposición, entre los que cabían los de tipo personal. De esta manera las tarjetas se convirtieron en “una suerte de sistema retributivo que carecía de todo amparo legal”, aseguraron. 

El escándalo estalló en un momento de descrédito político debido a una serie de casos de corrupción y el rescate de parte de la banca con fondos europeos. 

Este, en particular, salió a la luz con la denuncia de José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia, y apuntó en contra de los  principales partidos, sindicatos y organizaciones empresariales de España. El caso escaló a tales niveles que le costó el puesto al asesor del rey Felipe VI, Rafael Spottorno, quien cargó 235.818 euros a su tarjeta black en su época al frente de la Fundación Caja Madrid.

Archivos relacionados