2296900_500.jpg

Internacional

Estudiantes escalan protesta con tomas y marchas tras irrupción en La Moneda

Ú. Schüler y R. Fernández 26/05/2016

La ministra Delpiano calificó de "destemplada" la protesta en Palacio, admitió una crisis de la educación pública y destacó que la reforma educacional busca fortalecerla. Los secundarios sumaron cerca de diez liceos en toma y hoy marcharán por Santiago.

“Cuando nos han pedido reunión siempre hemos estado dispuestos, y por cierto que quisiéramos tener mesas de trabajo y de diálogo para tener claros los acuerdos y las diferencias. En la calle es más difícil entenderse”, advirtió ayer la ministra de Educación, Adriana Delpiano, ante la irrupción de un grupo de estudiantes en La Moneda y la escalada de movilizaciones. 

Mientras que el ministro del Interior, Jorge Burgos, se reunió para evaluar la situación y tomar nuevas medidas de seguridad con el general director de Carabineros, Bruno Villalobos. Tras esto, Burgos sostuvo que “todos los estudiantes son bien recibidos en la medida que entren como se entra en un país civilizado, y no a golpes ni a empujones”.

Es que tras la declarada “ofensiva” estudiantil, los secundarios agrupados en la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones) reiteraron su llamado a marchar por la Alameda hoy, pese a que la intendencia pidió cambiar el recorrido. 

Es más, ayer, las diputadas PC, Karol Cariola y Camila Vallejo, el Colegio de Profesores y la CUT, acompañaron a los estudiantes para insistir en la petición al intendente Claudio Orrego (DC).

“Queremos que puedan marchar de manera pacífica, no entendemos la razón por la que no se les autoriza el recorrido”, dijo Cariola, quien apoyó las críticas de la Cones ante la ausencia de una reestructuración del modelo de financiamiento en el proyecto de educación pública.

Pese a esto, el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz (PS), apuntó a que los secundarios comprendieran “que el recorrido alternativo les permite protestar” y mantener la tranquilidad de los vecinos de Santiago.

Previamente, la Cones ingresó al Mineduc y desplegó un lienzo en su frontis, en el que exigieron “¡cumplir las promesas!” y llamaron “a la calle” para hoy. En paralelo, las tomas de los establecimientos escolares aumentaron a una decena.

Uno de sus reclamos es que pese a que en el programa de Gobierno se comprometió a que los estudiantes pertenecientes al 70% más vulnerable accederían a la gratuidad de la educación superior en 2018, la Presidenta Bachelet anunció el sábado que en 2018 “habremos ampliado la gratuidad hasta el 6° decil -o sea, hasta el 60% más vulnerable- y luego la ley fijará los mecanismos para avanzar en cubrir los deciles restantes”.

En tanto, frente al financiamiento de la educación escolar no habló de cambiar su sistema, pese a que los ministros Nicolás Eyzaguirre y Adriana Delpiano se comprometieron a buscar otros mecanismos.

Ayer en el seminario “Reforma de la Educación Pública: desafíos para su fortalecimiento”, organizado por la Universidad de Chile, Delpiano reconoció una crisis en la educación pública, pero destacó que la reforma educacional busca fortalecer el sistema. A la instancia también asistieron expertos, y los parlamentarios Ignacio Walker (DC), Carlos Montes (PS) y Giorgio Jackson (RD).

Tanto Montes como Jackson abogaron por un nuevo tipo de financiamiento para el sector fiscal, que financie los establecimientos según su proyecto educativo y no sólo por la asistencia de los estudiantes.

En tanto, Walker, criticó una supuesta “macrocefalia burocrática” en la institucionalidad que propone el proyecto de educación pública del Gobierno. Además, calificó al grupo de estudiantes que ingresó a La Moneda de “ultra minoría activa”y los acusó de “profanar la casa de los Presidentes de la República”.