2237262_500.jpg

Actualidad & Política

El mundo condena actos de Corea del Norte. Mercados reaccionan con cautela

Paulina Breschi 07/01/2016

La noticia proveniente de Corea del Norte, ayudó a que el efecto negativo de China en los mercados se acelerara. Monedas Latinoamericanas cayeron ante incertidumbre e inversionistas evitaron apuestas riesgosas producto de la inestabilidad geopolítica.

Tras el anuncio de Corea del Norte de haber probado una bomba de hidrógeno miniaturizada, asegurando que logró un avance significativo en su capacidad de ataque, el mundo no demoró en reaccionar. La ONU condenó la práctica de Corea del Norte, mientras los mercados, que ya venían sufriendo el impacto desde China, reaccionaron con cifras negativas. 

“Que el mundo observe al Estado fuerte, autosuficiente y con armas nucleares”, declaró el presidente Kim Jong-un a través de un comunicado.

Funcionarios de inteligencia surcoreanos y varios analistas pusieron en duda que la explosión fuera una prueba completa de una bomba de hidrógeno. “Es altamente probable que se haya tratado de una bomba de hidrógeno, como anunciaron los medios norcoreanos, pero es posiblemente un “arma de fisión impulsada”, indicativa de las capacidades de desarrollo de armas de Corea del Norte”, escribieron analistas de la consultora IHS. Sin embargo, el anuncio generó la condena de la comunidad internacional, incluidos China y Rusia, los principales aliados de Corea del Norte.

En una reunión el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que “este acto es profundamente desestabilizador para la seguridad regional y socava gravemente los esfuerzos internacionales de no proliferación. Condeno el acto inequívocamente”. Y agregó: “demando que Corea del Norte cese cualquier actividad nuclear y cumpla con sus obligaciones de desnuclearización verificable”. 

A través de un comunicado, el gobierno de Corea del Sur dijo que “el Gobierno condena enérgicamente esta cuarta prueba nuclear y exigimos firmemente que Corea del Norte reconozca claramente que la comunidad internacional no tolerará la posesión de armas nucleares en cualquier caso, abandone todas las armas nucleares y todos los programas de misiles balísticos y nucleares completamente, verificable y de manera irreversible de conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El Gobierno de la República de Corea cooperará estrechamente con la comunidad internacional para hacer que Corea del Norte enfrente las consecuencias del ensayo nuclear acorde con lo ya advertido”.

En tanto en Europa, el presidente de Francia exigió una reacción inmediata a la comunidad internacional, mientras que desde Bruselas, la vicepresidenta de la Comisión de la Unión Europea, Federica Mogherini, calificó el acto como “una grave violación de Corea del Norte a sus obligaciones internacionales”.

Aunque la prueba nuclear se esperaba hace tiempo, el anuncio de que se trató de un dispositivo de hidrógeno, mucho más poderoso que uno atómico, fue una sorpresa, al igual que el momento elegido para detonarlo, ya que garantiza que Corea del Norte sea uno de los asuntos más comentados durante la campaña presidencial de Estados Unidos. De hecho, candidatos republicanos responsabilizaron al presidente Barack Obama de lo sucedido. 

Reacción de los mercados

Para los inversionistas, la historia sugiere que la prueba no es una razón para vender sus activos, puesto que es la cuarta que el país realiza. Tras las detonaciones de 2006, 2009 y 2013, las pérdidas de los mercados coreanos y del mundo fueron bajas o casi inexistentes. Ayer la moneda coreana, won, cayó 0,08%. Según dijo a PULSO, Dan Ryan, analista de mercados de IHS  Country Risk, “normalmente después de una provocación como esta, la única reacción es que la moneda surcoreana se deprecia, y luego se recupera después de un mes. Pero en general, habrá un efecto muy pequeño en la economía real, excepto quizás en algunos estímulos marginales en las exportaciones y consumo del Gobierno. El escenario más probable es que haya algunas sanciones económicas para el país”.

Por su parte, las monedas latinoamericanas retrocedieron debido a que los inversionistas estaban inquietos por la debilidad económica en China y por la prueba nuclear realizada en el país asiático, evitando apuestas riesgosas después del anuncio, que sumado al riesgo geopolítico, hizo que se redujera la demanda de activos de mercados emergentes de alto rendimiento.

Archivos relacionados