Internacional

EEUU: las prioridades que marcarán las presidenciales, a un mes del inicio de primarias

Francisca Guerrero 06/01/2016

Si bien el control de armas se ha tomado la agenda en estos días, la economía, la inmigración, la salud y el terrorismo completan la lista de los temas que marcarán el debate ante el proceso electoral de EEUU, que empieza en un mes, con las primarias de Iowa.

Este año Estados Unidos se vuelca a las urnas para decidir quién será el próximo Presidente. La agenda de la carrera presidencial comienza en menos de un mes, el 1 de febrero, con las primarias en el estado de Iowa, y termina el 8 de noviembre con la elección. 

Por estos días, el control de armas sin duda se ha tomado la agenda en EEUU. El Presidente Barack Obama llamó ayer a un “sentido de urgencia” nacional para limitar la violencia con armas. El mandatario dio a conocer los esperados detalles de la acción ejecutiva que tomará su gobierno para exigir a más compradores de armas licencias y obligarlos a someterse a un mayor número de controles de antecedentes. Esto, pese a la férrea oposición republicana. 

Pero no es el único tema que marcará este año electoral. Los ataques de ISIS a París hicieron resurgir el temor al terrorismo entre los estadounidenses. Por su parte, la economía sigue preocupando al electorado, atento a los aumentos del salario mínimo y al curso de la recuperación. Asimismo, las políticas migratorias también acaparan las miradas, sobre todo entre los latinos, cuyo voto pesa cada día más. 

La salud es otra de las que permanece en la primera línea, ante estadounidenses que no se sienten conformes con las soluciones que hasta ahora ha ofrecido el Estado.


Redistribución versus reactivación: el dilema que marca el debate en economía

La crisis financiera hizo de la economía la protagonista de las elecciones de 2008 y 2012, y aunque la recuperación es evidente, los estadounidenses no han sacado sus ojos de encima.

Para Juan Carlos Hidalgo, analista de Cato Institute, esta preocupación se basa en que “si bien la tasa de desempleo ha caído a 5%, la mitad del máximo que alcanzó en plena recesión, la fortaleza del mercado laboral no se ha plasmado en el aumento de los ingresos reales “.

En ese marco, los demócratas han hecho suyo el tema de la desigualdad. Consideran que el Estado debería tomar medidas más contundentes para distribuir el ingreso, por lo que defienden un aumento del salario mínimo, impuestos más altos para los ricos y educación superior gratuita.

El discurso entre los republicanos se enfoca en la reactivación económica, con la baja de impuestos, eliminación de regulaciones y medidas para que la economía gane competitividad.


Control de armas: la prioridad de Obama a través de acciones ejecutivas

“El lobby de las armas puede mantener como rehenes al Congreso pero no puede hacer lo mismo con todo EEUU”, aseguró ayer el presidente Barack Obama, en el emotivo discurso en el que anunció una serie de medidas para controlar las armas, como la obligatoriedad de un registro y de una licencia federal para su venta y la revisión de antecedentes criminales y de salud mental para su compra.

En el país ya son incontables los episodios de matanzas masivas y aunque el paquete de decretos del ejecutivo es limitado, difícilmente vean la luz restricciones más severas, dado que en el Capitolio los republicanos se han opuesto a cualquier tipo de iniciativa en la materia.

Sus candidatos defienden la Segunda Enmienda, según la cual todo ciudadano tiene derecho a poseer armas. Por el contrario, los demócratas abogan por el aumento de la regulación.

La última encuesta de Quinnipiac University muestra que 89% de las personas apoyan expandir los controles para comprar armas.


Inmigración: donde se juega el voto latino

En las elecciones de 2012 la dura retórica republicana respecto a temas de inmigración le costó una pérdida de 70% del voto latino, cada vez más codiciado por los aspirantes a la presidencia. Tras ese episodio, Katie Packer Gage, jefa de campaña adjunta de Mitt Romney hace cuatro años, ha hecho un llamado a sus correligionarios para que no repitan el error del entonces candidato, asegurando que tendría implicancias desastrosas en las elecciones generales de 2016.

Aunque la mayoría de los precandidatos republicanos pusieron atención, Donald Trump, que va primero en las encuestas del partido, decidió hacer oídos sordos. De hecho, han sido sus radicales propuestas las que han instalado con más fuerza la temática en el debate presidencial, luego de que planteara la expulsión de 11 millones de indocumentados.

En tanto, la apuesta demócrata apunta a reactivar la reforma migratoria, que lleva años estancada en el Congreso.


Ataques a París trajeron de vuelta el terrorismo

La masacre cometida en París por ISIS despertó viejos temores entre los estadounidenses, tanto así que tras el ataque volvió a aparecer en los sondeos como una de las mayores preocupaciones en el país.

De acuerdo a la encuesta de Gallup sobre los principales problemas de EEUU, el terrorismo alcanzó su mayor nivel de menciones desde los ataques de 2011.

Para Juan Carlos Hidalgo, analista de Cato Institute, “hay un círculo vicioso, entre la preocupación que muestra el electorado y el énfasis que pone la prensa en el tema”.

De todas maneras, la discusión ha sido aprovechada principalmente por los republicanos, quienes suelen poner un mayor énfasis en temas de seguridad nacional.

En ese marco, los precandidatos del sector han cuestionado el liderazgo del presidente Barack Obama, mientras que a los demócratas, especialmente a Hillary Clinton, les ha tocado defenderlo.


Obamacare y los altos costos en salud

El acceso a una salud de calidad se configura como una de las grandes deudas de EEUU con sus habitantes. Por eso en estas nuevas elecciones presidenciales vuelve a estar en el ojo del huracán.

Obamacare sigue en la primera línea de la discusión, especialmente por parte de los republicanos, cuyos precandidatos han sido muy claros en que derogarán la ley si consiguen llegar a la Casa Blanca.

Para no atacar a su gobierno, los demócratas han optado por cambiar el foco de la discusión. Insisten en que el problema principal en materia de salud son los costos de los medicamentos.

Así se hacen cargo de una de las principales preocupaciones de la masa electoral. En noviembre, la encuesta HealthDay/Harris reveló que el 73% de los estadounidenses está de acuerdo con una regulación agresiva al sector, incluyendo control de precios de medicamentos, dispositivos médicos, consultas médicas y hospitales.

Archivos relacionados