Internacional

EEUU: autoridad asegura que Clinton incumplió política federal de privacidad de emails

Francisca Guerrero 26/05/2016

La precandidata demócrata utilizó su cuenta privada de correo electrónico para enviar o recibir unos 60.000 mensajes entre 2009 y 2013.

 Una de las mayores polémicas que ha enfrentado Hillary Clinton en su carrera política sigue pesando sobre su campaña presidencial, en momentos en que aún no logra sellar la nominación demócrata y su contrincante republicano, Donald Trump, avanza en las encuestas. Ayer una auditoría del Departamento de Estado, elaborada por la Oficina del Inspector General (OIG), desaprobó el uso de un servidor de correo electrónico privado por parte de la precandidata cuando era secretaria de Estado, indicando que violó las reglas gubernamentales. 

La utilización de un servidor privado de email en su casa de Chappaqua, Nueva York, para asuntos de gobierno puso en marcha varias investigaciones, incluida una por parte de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). 

El reporte de la OIG apuntó a “debilidades sistémicas relacionadas con los registros electrónicos y las comunicaciones”  en los historiales del Departamento de Estado, las que se habrían presentado incluso antes de que Clinton estuviera en el cargo. 

Además, hallaron problemas con el protocolo sobre correos electrónicos de algunos de los predecesores de la candidata. Aunque también apuntaron particularmente  a Clinton por su decisión de usar un servidor privado de correo para labores gubernamentales. 

“La OIG no halló pruebas de que la secretaria pidiera u obtuviera consejo o aprobación para tratar asuntos oficiales a través de una cuenta personal”, indicó el reporte. 

Además, se precisó que Clinton debería haber abordado la situación con los funcionarios de seguridad de la institución, quienes aseguraron que “no aprobaron ni aprobarían la dependencia exclusiva en una cuenta personal de correo electrónico para llevar a cabo asuntos del Departamento” porque viola las reglas y presenta “riesgos de seguridad”.

La OIG entrevistó al actual secretario de Estado, John Kerry, y a sus predecesores Colin Powell, Condoleezza Rice y Madeleine Albright para el reporte, que fue entregado ayer a los medios por legisladores.

Pero Clinton se negó a hablar con los investigadores, al igual que al menos tres de sus ayudantes claves: Cheryl Mills, ex jefe de personal;  Jake Sullivan, ex Director de Planificación de Políticas; Huma Abedin, ex subjefa de personal. Los últimos dos ahora ocupan altas posiciones en la campaña de la ex primera dama.

En tanto, el vocero de la precandidata presidencial, Brian Fallon, indicó que las conclusiones del informe dejan claro que “Hillary Clinton no era la única que hizo uso de su correo electrónico personal”, al tiempo que aseguró que “ella tomó medidas que van mucho más allá de las adoptadas por otros para preservar y liberar sus registros de forma adecuada”. 

Clinton utilizó su cuenta privada de correo electrónico para enviar o recibir unos 60.000 mensajes entre 2009 y 2013, periodo en el que ostentó el cargo de secretaria de Estado. Ella y sus ayudantes señalaron que aproximadamente la mitad eran relacionados con el trabajo y puestos a disposición del Departamento de Estado. El resto lo consideraron de carácter personal y fueron destruidos. Clinton añadió que utiliza el sistema como una cuestión de conveniencia, pero dijo, en retrospectiva, que debería haber utilizado un sistema de gobierno.