2235717_500.jpg

Internacional

Edmundo Pérez Yoma y desaire a Burgos: "Lo que ha quedado muy claro es que cualquier repetición de un hecho así significa un quiebre total"

Jorge Arellano 04/01/2016

El democratacristiano dice que se trató de una situación "seria" y asegura que lo lógico es realizar ajustes en el "segundo piso" de La Moneda. Asimismo, el ex secretario de Estado apunta a la falta de cohesión que aún existe en el equipo de ministros.

“La fórmula de una Presidenta PS y un ministro DC ha funcionado, en el caso mío, no tuve ningún problema con la Presidenta Bachelet”, se apura en comentar el ex jefe de gabinete de la última etapa del primer Gobierno de la actual mandataria, Edmundo Pérez Yoma. El democratacristiano saca conclusiones respecto al impasse ocurrido entre la jefa de Estado y el actual titular de Interior Jorge Burgos, por el viaje a La Araucanía, y establece responsabilidades: el mal manejo del “segundo piso” de La Moneda. 

El ex secretario de Estado también de Eduardo Frei, además realiza un balance de 2015 y proyecta este 2016, asegurando que la Presidenta Bachelet y su Gobierno repuntarán las malas cifras de respaldo que entregan diversas encuestas, aunque advierte que el cómo se termine tramitando la Reforma Laboral va a ser clave para revertir esos números.

A su vez, Pérez Yoma destaca a figuras de la ex Concertación como José Miguel Insulza o el ex Presidente Ricardo Lagos, asegurando que este último sería un muy buen jefe de Estado si sucediera a Bachelet.

¿Cómo evalúa el cierre de este segundo año de Gobierno de la segunda administración de Bachelet?

Al igual que al final del año 2014 el Gobierno terminó un año 2015 borrascoso. No sólo tuvo que cambiar a todo su equipo político, sino también al ministro de Educación y del Trabajo, y en un hecho inédito en la historia reciente de nuestro país, cambiar al ministro de Hacienda. Los problemas de gestión nunca han logrado ser superados como lo demuestra el reciente viaje de  la Presidenta de la República a La Araucanía y sus declaraciones de que éste ha sido el peor año de sus gobiernos.  Sin embargo, en un análisis más fino el Gobierno se anota algunos logros importantes como el fin del  binominal, el envío del conjunto de leyes propuestas por la comisión Engel y porque a pesar de todo y  lo complicado que fue la tramitación de la ley de gratuidad y de los numerosos errores que se cometieron, lo que se recordará en el futuro es el comienzo de la gratuidad universitaria. 

¿Se puso en práctica el “realismo sin renuncia” o sólo fue un slogan?

Finalmente ese controvertido slogan se convirtió en una realidad a pesar de la poca convicción de algunos en el Gobierno y en la coalición. La discusión del Presupuesto de la nación fue un ejercicio de realismo. El ministro de Hacienda logró encuadrar las múltiples demandas de los distintos sectores en un Presupuesto que,  a pesar de ser deficitario, está más acorde con la realidad del país.

¿Cuál es su evaluación de los ministros del equipo político de Bachelet?

A pesar de los esfuerzos del ministro Burgos y de su par, el ministro Valdés, aún no se ve un equipo cohesionado. La falta de prolijidad y apresuramiento en el envío de reformas, de la importancia de la Reforma Educacional, demuestra que el filtro que debe ejercer la Segpres no está funcionando bien. Este tema hay que trabajarlo mucho mejor. Un ajuste mayor en el equipo del segundo piso se hace cada vez mas urgente. La firme decisión de la ministra de Educacion de postergar para marzo el envío de la ley de reforma educacional es un paso en la dirección correcta.

Tras la situación ocurrida con el viaje de la Presidenta a La Araucanía, ¿cómo visualiza que quedaron las relaciones Bachelet-Burgos?

Todo dependerá de cómo fue la conversación y a qué acuerdo llegaron ambos, pero lo que ha quedado muy claro es que cualquier repetición de un hecho así significa un quiebre total.

Pero, ¿qué debiera pasar ahora?

Esto fue un problema bastante serio, tras lo cual lo lógico sería que la Presidenta de la República haga algunos ajustes en el segundo piso.

Parece que la relación entre Bachelet y un ministro del Interior DC no funciona…

La fórmula de una Presidenta PS y un ministro DC ha funcionado, en el caso mío, no tuve ningún problema con la Presidenta Bachelet. En ese sentido, esto que pasó con Burgos yo se lo atribuyo claramente al mal manejo del segundo piso. 

¿Cree que Bachelet y el Gobierno podrán remontar las malas cifras de este 2015?

Creo que sí. El año 2015 fue demasiado convulsionado por todo los escándalos tanto políticos como empresariales, y a pesar de todo hay mucho que rescatar. La promesa de que no se repetirán hechos como el viaje secreto a La Araucanía es alentadora. El equipo de Gobierno se ha ido afiatando, hay más reflexión y no el vértigo de estar presentando reformas estructurales a cada rato. La prueba de fuego va a ser la tramitación final de la Reforma Laboral. Ahí hay visiones distintas que conciliar dentro del propio Gobierno. Si la Reforma Laboral se termina tramitando bien, la evaluación del Gobierno subirá.

Al final de este Gobierno y con las actuales cifras de crecimiento, ¿se tendrá un país menos desigual o similar al que recibieron?

Las cifras de crecimiento del país no son las que estamos acostumbrados. No corresponde aquí hacer un análisis del por qué de esas cifras, ya que sobre eso hay un extenso debate. Al final de este Gobierno seguramente tendremos un período presidencial de crecimiento bajo. Pero, muy importante, crecimiento al fin. Muchos países de la región tendrán crecimientos bajos y algunos  negativos. Y sí, pienso que al final tendremos un país menos desigual. El efecto de las reformas no será neutro.

¿Usted sigue pensando que la Nueva Mayoría no se proyectará en un próximo Gobierno?

La Nueva Mayoría es un acuerdo político programático para apoyar al Gobierno y el programa de la Presidenta Bachelet. Para el próximo Gobierno se formará una nueva coalición que apoye su programa. Si éstos van a ser los mismos partidos que conformaron la coalición para apoyar a Bachelet no se sabe. Depende del candidato. Creo que esa será la fórmula que definirá las próximas coaliciones.

¿Cree que la NM obtendrá una victoria en las elecciones municipales? ¿Cuál es su relevancia?

La Nueva Mayoría va dividida en dos y posiblemente en tres listas para concejales. Esto ocurrió en el 2008 y fue el principio del fin de la Concertación. Esa vez,  al igual que ahora, el PPD y el PR insistieron en ir en lista separada. Hay un acuerdo para tener una lista común de alcaldes. En todo caso, la centroizquierda ganará las elecciones.

¿Qué le parece que figuras de la Concertación como Lagos o Insulza sigan siendo bien evaluadas en encuestas como la CEP?

Lagos e Insulza son dos personajes de la vida política del Chile democrático que tienen la misma característica. Ambos valoran el diálogo, el gradualismo en las reformas y ponen los intereses de Chile por sobre los intereses ideológicos y partidarios. Ambos representan, junto a otros líderes de la Concertación, lo mejor de la política chilena actual.

¿Pero cree que Ricardo Lagos debería enfrentar una nueva elección presidencial? 

Ricardo Lagos está perfectamente habilitado para ser un candidato a la Presidencia de la República y ser un muy buen Presidente. Sin embargo, para eso falta mucho.

¿Ve alguna carta presidencial en su partido? ¿Ignacio Walker o Jorge Burgos pueden ser los abanderados de la DC?

Después de las municipales se entrará a tomar decisiones respecto de las candidaturas presidenciales y decidir si habrá primarias o se irá directamente a la primera vuelta. La DC decidirá en la próxima junta lo que hará. Hay varios candidatos potenciales, pero hasta ahora sólo Ignacio Walker ha manifestado su disponibilidad de ser candidato si así lo decide el partido.

Archivos relacionados