Internacional

Diputados reimpulsan ofensiva por baja de dieta parlamentaria y límite a la reelección

Natalia Olivares 16/05/2016

El debate se retoma ante la urgencia de readecuar gastos por los 42 nuevos parlamentarios que llegarán en 2018 y la necesidad del Congreso de mejorar su mala imagen

El jueves 10 de abril de 2014, un grupo de diputados PPD, DC e independientes como Gabriel Boric y el RD Giorgio Jackson, ingresó una reforma constitucional que busca modificar el artículo 62 de la Constitución y así determinar por ley el monto de la dieta parlamentaria, abriendo la puerta a su reducción. Ese mismo día el proyecto pasó a la comisión ad hoc, pero nunca fue revisado en la instancia.

No obstante, el actual presidente de la comisión de Constitución, el PPD Guillermo Ceroni, ya resolvió poner en tabla en junio dicho proyecto, independiente de las prioridades legislativas que traigan los anuncios del próximo 21 de mayo.

Ello, porque la Cámara tiene que adecuar su estructura financiera interna antes de las elecciones parlamentarias, ya que el fin del sistema binominal implicará en 2018 treinta nuevos diputados y un aumento de doce senadores. 

Al respecto, el actual presidente de la Cámara, Osvaldo Andrade (PS), ya transparentó que en este momento no existen los recursos para llevar adelante esa adecuación y ha evaluado junto a jefes de bancada opciones como congelar la dieta parlamentaria por más años y revisar la disponibilidad de pasajes aéreos.

“El año pasado estuvimos llenos de proyectos importantes a los que el Ejecutivo tuvo que ponerles urgencia, pero este año no visualizo de tanta envergadura como para restarle urgencia a la tramitación de esta iniciativa”, afirmó el diputado Ceroni para justificar su reimpulso justo ad portas de una nueva cuenta pública, afirmando que cree contar con tiempo suficiente para garantizar una tramitación sin apuros.

Respecto a si debe o no dar su patrocinio el Ejecutivo, siendo un proyecto que desliga los ajustes en la remuneración de los parlamentarios de la de los ministros de Estado, el diputado considera que no es necesario, ya que “no tiene que ver con el Ejecutivo, porque el proyecto no irroga gastos, sino por el contrario, significaría una redistribución de los mismos recursos que existen”.

A esto se suma el proyecto que busca poner límite a la reelección de parlamentarios, ingresado en abril de 2012, y que el año pasado llegó al Senado, donde se mantiene a la espera de discusión general.

“Los senadores podrán ser reelectos sucesivamente en el cargo sólo por una vez; los diputados, en cambio, podrán ser reelectos sucesivamente en el cargo por dos períodos”, se lee en el artículo único de la reforma. A través  de un proyecto de acuerdo redactado la semana pasada que se verá en los próximos días en la Cámara,  parlamentarios como Jackson, Boric, Diego Paulsen (RN), Felipe De Mussy (UDI) y Tucapel Jiménez (PPD), apuestan a que la Presidenta Michelle Bachelet le ponga urgencia.

En la redacción del mismo proyecto se recuerda que en 2007 algunos de los que suscriben dicha moción ya habían presentado un proyecto de reforma constitucional, que en 2009 fue rechazado en la Cámara.

Ambas iniciativas fueron de las primeras propuestas que, diputados y senadores, impulsaron como medidas al profundizarse la crisis de confianza, la que sigue teniendo al Congreso como una de las instituciones peor evaluadas.