2103563_500.jpg

Internacional

Crece tensión política en Venezuela ante silencio de consejo electoral

AFP 09/06/2016

El presidente Nicolás Maduro sostiene que a la oposición no le interesa el referendo, sino que más bien les interesaría generar violencia para provocar una intervención extranjera.

Opositores venezolanos intentarán una vez  más este jueves marchar hacia la sede del poder electoral para exigirle la  fecha de ratificación de las firmas que activarán el referendo revocatorio  contra el presidente Nicolás Maduro. La tensión política crece en momentos de  fuerte crispación social. 

Casi 40 días después de que presentó al Consejo Nacional Electoral (CNE)  1,8 millones de firmas para abrir el proceso, la opositora Mesa de la Unidad  Democrática (MUD) aún no completa el primer paso del engorroso proceso de  referendo, que busca con urgencia para este mismo año. 

Dirigentes opositores esperaban que el CNE publicara este miércoles la hoja  de ruta del referendo, luego de que les anunció el martes que de las 1,8  millones de firmas son válidas 1,3 millones, seis veces más que las 200.000  requeridas por norma (1% del padrón electoral) para activar la consulta. 

Ante el silencio electoral, este jueves un grupo de diputados opositores  -que son mayoría en el Parlamento- acudieron a las oficinas del órgano  electoral para reclamar la fecha de ratificación de las firmas, un proceso que  se debe hacer en cinco días. 

El jefe de la bancada opositora en el Parlamento, Julio Borges, señaló a  las puertas del CNE -frente a una barricada de la militarizada Guardia Nacional  que les bloqueaba el paso- que querían reunirse con la directiva del poder  electoral, “que nunca ha querido darle la cara a los diputados”. 

Paralelamente, una marcha de estudiantes y otros sectores opositores se  dirigirá hasta el CNE, en la cuarta vez que intentarán llegar a la sede del  organismo pues las anteriores manifestaciones fueron bloqueadas y disueltas por  efectivos de seguridad. 

Maduro sostiene que a la oposición no le interesa el referendo, sino que más bien les interesaría generar  violencia para provocar una intervención extranjera.