2218293_500.jpg

Internacional

Chile cae al segundo lugar en Índice de percepción de corrupción en América Latina

PULSO 27/01/2016

Tras recuperar en 2014 el primer lugar, el país fue desplazado nuevamente por Uruguay en el ranking elaborado por Transparencia Internacional. El presidente de Chile Transparente comentó que este resultado coincide con el estallido de escándalos relacionados con el financiamiento irregular a la política.

Chile perdió su posición como líder en términos de probidad y transparencia en América Latina. Tras recuperar en 2014 el primer lugar, el país fue desplazado nuevamente por Uruguay en el ranking del Índice de percepción de corrupción elaborado por Transparencia Internacional.

A nivel mundial, en tanto, Chile retrocedió del 21° lugar -que compartía con Uruguay en 2014- al 23°, entre los 168 países evaluados por el organismo internacional. En términos absolutos, en tanto, el país obtuvo 70 puntos en la medición, tres unidades menos a lo registrado en el ranking de 2014. 

Aunque no se trata de la primera vez que Chile no figura como líder en la región en esta materia, el presidente de Chile Transparente, Gonzalo Delaveau, comentó que este resultado coincide con el estallido de escándalos relacionados con el financiamiento irregular a la política.

“Estos hechos y otros ajenos a la política, como los casos de colusión e irregularidades en la principal institución del fútbol profesional chileno, perfectamente pudieron haber influido en este resultado, principalmente porque afortunadamente tenemos una ciudadanía que tiene menos tolerancia a este tipo de prácticas”, dijo Delaveau.

Ante estos resultados, el director ejecutivo del capítulo chileno de Transparencia Internacional, Alberto Precht, llamó a las autoridades a acelerar la tramitación y aprobación  de proyectos relacionados con el combate a la corrupción.

“Se necesita entregar mensajes y señales claras y potentes a la ciudadanía para aumentar los niveles de confianza con respecto a las instituciones públicas y privadas y a la clase política y empresarial. Es imprescindible lograrlo, porque ese es uno de los elementos clave para el funcionamiento de la democracia”, detalló Precht. 

 

Archivos relacionados