Internacional

Caval: NM blinda a Ana Lya Uriarte y La Moneda niega haber pedido ese gesto

Ú. Schüler, R. Fernández y G. Piérola 19/01/2016

Los presidentes de los partidos oficialistas descartaron que la jefa de gabinete de la Presidenta esté involucrada en el caso, luego de que Natalia Compagnon la mencionara en su última declaración judicial.

El seis de febrero próximo el Caso Caval cumple un año desde su estallido. Y a días de que se cumpla la fecha, el caso sigue sumando involucrados. Esta vez, la última implicada fue la jefa de gabinete de la mandataria, Ana Lya Uriarte.

Quien vinculó a Uriarte con Caval fue la nuera de la Presidenta, Natalia Compagnon, quien en su última declaración en la Fiscalía mencionó el pago de $20 millones que Caval hizo a Uriarte por una asesoría medioambiental realizada en el año 2012.

Las reacciones no se demoraron en llegar. Fueron todos los presidentes de partidos de la Nueva Mayoría quienes en el comité político de ayer y frente a la propia Ana Lya Uriarte, le dieron su respaldo directo. En diferentes intervenciones, los timoneles plantearon que la asesoría de Uriarte nada tenía que ver con la compra de terrenos en Machalí e hicieron hincapié en que la asesoría de la jefa de gabinete se había hecho pública en mayo del año pasado y que haberlo reflotado ahora era inentendible.

Pero a pesar de las muestras de respaldo, Uriarte guardó total silencio.

Sólo una vez terminada la reunión la influyente asesora dijo, mientras cruzaba un patio de La Moneda: “Estoy abocada a hacer mi trabajo, como corresponde en mi condición de jefa de gabinete de la Presidenta de la República”.

Luego, los presidentes de partido acordaron defender a Uriarte en público. A la salida de la cita el respaldo fue cerrado.

Isabel Allende, presidenta del PS, partido donde también milita la jefa de gabinete, fue quien hizo la defensa más férrea. “Nosotros en forma unánime hemos decidido apoyar públicamente a Ana Lya Uriarte, porque nos parece el colmo que se trate de ligar una asesoría del 2012 con el tema de la venta de terrenos”, dijo la senadora.

Pero luego fue más allá y habló de una operación para confundir a la opinión pública. “Acá hay una operación para tratar de mezclar una situación de 2012 con una de 2014. No la compartimos”, dijo Allende.

En privado, los presidentes de partido reconocen el costo político que ha tenido el caso y que, pese a todos los intentos, Caval es un incendio permanente que no se ha podido apagar.

El presidente del PC y vocero de la Nueva Mayoría, Guillermo Teillier, dijo que “todos nosotros le hemos dado el apoyo a Ana Lya Uriarte, porque vemos que no tiene nada que ver con el tema Caval, que es otra cosa y nos parece que el daño ya está hecho respecto de La Moneda y la Presidenta. Ahora hay que esperar a lo que dice la justicia”.

La idea fue reforzada por el timonel DC, Jorge Pizarro, quien dijo que “el daño ya está hecho” en referencia a que es la Presidenta y el Gobierno quien paga los costos del caso.

Pero sobre esta acción concertada de los presidentes de partido para defender a Ana Lya Uriarte el Gobierno tomó total distancia y negó haber solicitado dicho gesto. “Nosotros no les pedimos nada. Esa fue una decisión de los propios partidos y nos parece muy bien”, dijo el vocero Marcelo Díaz.

Además, el Gobierno evitó hablar de una “operación” para referirse a la vinculación de Uriarte con Caval. El vocero volvió a reiterar que la ex ministra de Medio Ambiente cuenta con el respaldo de Bachelet y “que no quepa ninguna duda que no hay ningún hecho que merezca ningún tipo de reproche”.

Sin embargo, las diligencias judiciales suman y siguen, porque tras la última declaración de Compagnon ayer los abogados querellantes del caso, Eduardo Riquelme y Mario Zumelzu, confirmaron que pedirán que se cite a declarar a Ana Lya Uriarte. Además, solicitarán para la nuera de la Presidenta las medidas cautelares de arresto domiciliario nocturno o total, e incluso prisión preventiva.

Archivos relacionados