Internacional

Brasil: Nuevas filtraciones reactivan la incertidumbre en la economía

Catalina Göpel 08/06/2016

Tras recientes escuchas se solicitó la cárcel para cuatro políticos del partido de Michel Temer. La situación profundizaría el efecto negativo en el mercado de Brasil.

Un nuevo golpe sufrió la clase política de Brasil. El fiscal general de ese país, Rodrigo Janot, pidió arresto para el presidente del Senado, Renan Calheiros, junto al ex ministro del gobierno interino de Michel Temer, Romero Jucá, el ex Presidente de la República y senador José Sarney, y el presidente de la cámara, actualmente suspendido de su cargo, Eduardo Cunha, lo que afectó directamente al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), casa política del actual gobernante. 

Pero la situación no solo afectaría a la política, sino también a las finanzas de Brasil ya que durante la jornada el índice Bovespa, la Bolsa de Sao Paulo y el real fueron a la baja (ver gráfico). A ojos del economista para América Latina de la Unidad de Mercados Emergentes de BBVA, Enestor Dos Santos, esto se traduce en una “incertidumbre donde es difícil predecir, pero que de no atacar un problema fiscal, llevaría a una economía de crecimiento a niveles muy bajos, y de una caída para el PIB brasileño de este año”.

Las peticiones de cárcel que serán revisadas por el titular del Tribunal Supreno, Teori Zavascki, están justificadas por supuesta obstrucción a la justicia de parte de los cuatro políticos en las investigaciones del caso Petrobras. Se trata de una serie de grabaciones telefónicas filtradas, donde José Sarney y Romero Jucá sugieren una estrategia para dificultar la “Operación Lava Jato” vinculada a la estatal petrolera. Entre otras cosas, se habrían referido a la salida de la destituida Presidenta Dilma Rousseff como la única manera de frenar futuras investigaciones, 

Además de las filtraciones, habría pago de sobornos por parte de José Sarney a Renan Calheiros y al senador Jucá (nombrado ministro por Temer, pero que debió renunciar a pocos días tras acusaciones en su contra) así como a Eduardo Cunha, que también fue suspendido de su cargo por corrupción y obstrucción a la justicia. Serían hechos que para el economista Dos Santos afectarían el comportamiento del real brasileño, además de los sucesos internacionales. “Los escándalos hacen que la incertidumbre de Brasil no desaparezca e impacte en su moneda, la que venía en una racha de optimismo excesivo. Lo más probable es que tengamos una depreciación a partir de ahora debido a los últimos sucesos”, agregó.

Junto al impacto negativo por la crisis política y a la baja en la economía, la administración brasileña enfrenta la problemática de apagar y detener el problema fiscal, que además traería consecuencias desfavorables para la región, en un contexto de profunda desconfianza e inseguridad frente al mercado internacional. 

Es el último capítulo de una serie de escándalos desde el inicio de la investigación del caso Petrobras, que destapó una de las redes de corrupción y obstrucción más impactantes a nivel mundial, y que por estos días tendría a cuatro ex y actuales funcionarios políticos bajo cuestionamiento, donde de acogerse la petición serían sancionados con penas efectivas de cárcel.