Internacional

Bolivia repite exitosa fórmula y crea Consejo de Defensa del Silala

Tomás Martínez 12/05/2016

En 2011, Evo Morales instauró la Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar), órgano clave en la elaboración de la demanda ante La Haya. Ahora apuesta al mismo libreto.

Todas las escenas corresponden a la repetición de un plan que se puso en marcha en 2011. Ese año, Evo Morales decidió crear la Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar), pieza clave en la elaboración de la demanda que interpuso Bolivia contra Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Y ayer la mecánica fue la misma, cuando el canciller David Choquehuanca anunció la creación del Consejo de Defensa del Silala, que se encargará de velar por los recursos hídricos del país vecino, pero sólo en su frontera con Chile, lo que despertó la preocupaciones de Cancillería.

La orden ayer en el Edificio Carrera, sin embargo, fue no reaccionar, al menos de manera pública, pero en privado se sintió el golpe y se calificó como un hecho comunicacional del Gobierno boliviano, que repite la misma receta del 2011 para llevar a Chile ante un tribunal internacional.

En esa época la Diremar, que estuvo a cargo de distintos hombres cercanos a Morales, cumplió un rol de recopilación de antecedentes históricos, pero enfrentó distintas pugnas de poder que derivaron en una rotación de directores a cargo de la repartición.

El Consejo de Defensa del Silala, en cambio, estará presidido por el propio Morales y tendrá un secretario general.

 “Esta dirección sugerirá, elaborará, recomendará estudios para que el Presidente tome decisiones, igual que en Diremar”, dijo ayer el canciller paceño, David Choquehuanca.

Tal es la semejanza con la demanda marítima, que el propio jefe de la diplomacia boliviana calificó al nuevo Consejo como un “gemelo” de Diremar.

La nueva institucionalidad creada mediante decreto supremo estará integrada además por los ministerio de Defensa, Gobierno, Transparencia y Medio Ambiente, junto con la Procuraduría General del Estado, y será financiada con dineros provenientes del Tesoro General de la Nación. 

En paralelo, Bolivia continúa su ofensiva contra Chile, y anunció que enviará un reclamo a Unasur por la supuesta base militar chilena instalada cerca del Silala.  Se trata de la última polémica a nivel bilateral que enfrenta a ambos países, luego que el fin de semana fuera el propio Morales quien hiciera una denuncia pública al respecto, lo que fue desmentido por la Cancillería chilena, que a su vez exigió explicaciones por una base boliviana en la zona.

Por su parte Chile prepara su contramemoria en el marco de la demanda paceña ante La Haya. La fecha límite para la entrega del documento es el próximo 25 de julio y el equipo que encabeza el agente José Miguel Insulza trabaja a toda máquina en los preparativos, e incluso agregará el complejo clima que, a juicio de Chile, ha creado Bolivia desde que interpuso su demanda ante el tribunal internacional.

Por ello es que se espera en las próximas semanas una serie de reuniones, entre las que está un encuentro en París con los abogados internacionales que integran el equipo.