Alvaro Elizalde

Internacional

Bancada PS fija encuentro para aunar posturas internas y coordinar a la oposición

Carlos Said 13/02/2018

Los diputados socialistas buscan consensos que les permitan mostrarse unidos y así ejercer su influencia, al ser el partido de la Nueva Mayoría en mejor pie tras la derrota.

La derrota de la Nueva Mayoría en la última elección no sólo se reflejó en el triunfo de Sebastián Piñera, sino que en la reducción considerable de sus legisladores: en la Cámara de Diputados, el bloque tenía la mitad de los escaños y ahora sólo poseerá un tercio. Pero no todos los partidos sufrieron por igual. El caso emblemático es el del PS, que al contrario de sus pares, subió de 16 a 19 sus diputados, lo que equivale al 34% de los representantes de la coalición.

Estas cifras dan cuenta del peso que pasó a tener el socialismo dentro del conglomerado, y del rol que podría ejercer el partido en la trinchera de la oposición. Por ello, la bancada -compuesta por 10 diputados reelectos y nueve caras frescas- está preparándose para su despliegue a partir del 11 de marzo.

En ese contexto, los diputados fijaron dos encuentros de coordinación para la primera semana de marzo, donde definirán quién será el coordinador y buscarán consensuar sus diferencias internas, algunas de las cuales provienen de los distintos lotes del PS, para mostrar una “postura unitaria” hacia el mundo político, algo que no siempre se vio en la pasada legislatura.

Manuel Monsalve, diputado que busca convertirse en el jefe de bancada, explicó que sería una torpeza que la bancada más grande de la oposición se dividiera por diferencias de sus tendencias internas. “Hay que romper la lógica individual de la labor parlamentaria, para pasar a una lógica colectiva”, dijo.

Además, planteó que es necesario generar un comité político opositor, para extender la coordinación a toda la centroizquierda, sobre todo en materias como las reformas al sistema de pensiones, al Sename y a las nuevas leyes tributarias, que serán los focos iniciales del nuevo gobierno.

Una opinión similar tiene el diputado Juan Luis Castro, quien llegará al encuentro de marzo con una agenda clara de puntos que el socialismo debería impulsar de forma conjunta. “El PS tiene el deber de ir a la cabeza y de generar una agenda con dos temas muy importantes para la ciudadanía, que son la reforma a las pensiones y la reforma al sistema de salud, dos grandes deudas que deben ser tomadas por todos los sectores políticos”, planteó.

A juicio del parlamentario, que ha sido crítico de la gestión en salud de la actual administración, la discusión interna del PS debe estar orientada a impulsar estos temas y a perfeccionar la coordinación parlamentaria, pues “siempre se puede mejorar. No digo que se hizo mal, pero siempre se puede mejorar, sobre todo ahora que vamos a ser oposición”.

El diputado electo Juan Santana, en tanto, planteó que la coordinación de sus compañeros en este nuevo período será fundamental para que la oposición defienda el legado de la Presidenta Bachelet y examine al nuevo gobierno. “Vamos a fiscalizar que esas reformas no retrocedan y vamos a colaborar con el gobierno en aquellas políticas que signifiquen crecimiento y oportunidad, pero para todos los chilenos”, dijo.

Además, agregó, esa misma unidad interna del partido es vital para aglutinar a la centroizquierda, ya que “el rol del PS será generar espacios para poder entenderse y dialogar, desde la DC hasta el Frente Amplio”.

Designaciones

Junto con buscar la unidad, los parlamentarios del PS están definiendo cómo se distribuirán en el Congreso. Además de Monsalve, los que disputan la jefatura de bancada son Leonardo Soto y Maya Fernández, y esta última también suena como postulante para presidir la Cámara de Diputados, al igual que Marcelo Díaz.

Fernández y Díaz cuentan entre sus atributos el tener nexos con el frenteamplismo, la primera por ser la única diputada de la NM en el distrito de Giorgio Jackson y el segundo por estar instalado en el Valparaíso de Jorge Sharp. Sin embargo, sus designaciones dependerán de si la centroizquierda llega a un acuerdo de mayoría, que les permita dirigir la testera y presidir comisiones.

En enero, los diputados salientes y entrantes ya tuvieron un encuentro de características similares al que habrá en marzo, donde hicieron un primer intento de coordinación. Y en los días siguientes, los legisladores manifestaron en qué comisiones les gustaría estar, siendo la de Constitución la más demandada.