Hub Sustenibilidad

Premio Impulsa reconoce avance en la incorporación de talento femenino en Chile

Daniel Fajardo 05/07/2017

Francisca Jünemann, de Fundación ChileMujeres, y Javier Gatica, de PwC Chile - entidades que junto a PULSO organizan el Premio Impulsa Talento Femenino-, concuerdan en que se ha avanzado bastante en políticas públicas, pero aún queda camino por recorrer, especialmente a nivel educativo y cultural. Mañana se realizará la segunda versión de la premiación.

No ha habido mucho énfasis en el tema de equidad de género e institucionalización con respecto a la importancia de la mujer en el discurso de los candidatos presidenciales”. Con esa afirmación, Francisca Jünemann, co-fundadora y presidenta ejecutiva de Fundación ChileMujeres, deja en claro la importancia -que ella estima- se le debe dar a la incorporación del talento femenino en el trabajo, principalmente en el sector corporativo.

Por eso, una de las acciones concretas de esta entidad, junto a PwC y PULSO, es el Premio Impulsa Talento Femenino, que este año está en su segunda versión y que mañana realizará la ceremonia de entrega. El objetivo es destacar a aquellas empresas de su respectivo sector que de mejor manera impulsan el trabajo de la mujer en nuestro país, mediante una alta tasa de contratación y desarrollo de ellas en la organización.

La evaluación se realiza de acuerdo a la Norma de Carácter General 386, de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS). Las empresas que le reportan a esta entidad deben completar un formulario electrónico referido a la información de responsabilidad social y desarrollo sostenible, contenidos en la memoria y quedar a disposición del público.

Respecto de la diversidad, las organizaciones deben entregar a la SVS información sobre la cantidad de personas en su organización por género, nacionalidad, rango de edad y antigüedad. Todos estos datos a nivel de directorio, gerencia general (y demás gerencias que le reportan a esta gerencia o al directorio) y de toda la organización. Además, deben proporcionar información acerca de la brecha salarial por género.

Evolución positiva

Pero más que los aspectos técnicos, lo que busca Impulsa es una modificación a la cultura del sector privado. “La gran deuda laboral es más que nada una deuda social. Por eso, lo que se necesita para institucionalizar aún más el talento femenino es un cambio cultural. O sea, que el tema comience en los colegios, desde la educación”, explica Javier Gatica, socio de PwC Chile.

Según Jünemann, en los últimos dos años ha crecido bastante la incorporación del talento femenino en las empresas, “pero además se están creando más políticas públicas orientadas a ese fin, algo que es clave”. Se refiere por ejemplo a los pactos de adaptabilidad laboral, dentro de la Reforma Laboral, tanto los de distribución de jornada, como los orientados a trabajadores con responsabilidades familiares. “Es un hito muy importante, pero aún quedan temas pendientes. Por ejemplo, la adaptabilidad debería extenderse a también a contratos individuales y no necesariamente supeditarla a la negociación colectiva”, dice Jünemann.

La abogada agrega: “Por eso, que independiente de si se utiliza una ley de cuotas o el mérito a la hora de establecer políticas de equidad de género, lo que realmente importa es que estén las condiciones para una u otra opción. Y eso… pasa necesariamente por la adaptabilidad laboral”.

Ambos entrevistados sostienen que otro tema en deuda es la reforma al artículo 203 del Código del Trabajo, que obliga a las empresas con 20 o más trabajadoras instalar o pagar sala cuna para los hijos de las trabajadoras que tengan menos de dos años. “Esto definitivamente hace que las compañías disminuyan la contratación femenina, ya que es un desincentivo”, opinan Jünemann y Gatica, detallando además que muchas veces hay organizaciones que contratan sólo a 19 mujeres para evitar la obligación.

Esto ha significado a que el 89% de las empresas en Chile contrate un máximo de 19 mujeres.

Para hacerse una idea, las mujeres que trabajan en empresas con 20 o más trabajadoras tienen un salario inicial menor entre $24 mil y $53 mil (diferencia entre 9% y 20%), lo que además afecta su jubilación.

Para Gatica, esto es un grave problema del que las compañías deben darse cuenta, ya que “uno de los focos más importantes de las empresas, cual sea su rubro es la eficiencia. En ese sentido, está demostrado que las mujeres entregan una mayor eficiencia cuando están en cargos de toma de decisiones, lo que a la larga va a influir positivamente en el negocio”, apunta el socio de PwC Chile.

La presidenta ejecutiva de ChileMujeres estima que otros temas en los que Chile debería avanzar es adaptar los horarios de colegios y jardines infantiles a la jornada laboral de padres y madres, además de incluir a la comunidad en el cuidado de niños, como complemento a la sala cuna y el jardín infantil.

Con respecto a los próximos pasos de Impulsa, Javier Gatica comenta que se están preparando varias cosas, como la creación de una serie de estudios mensuales sobre temas específicos relacionados al talento femenino y equidad de género, como remuneraciones y educación, entre otros.

Cómo se elige a las mejores empresas

El premio Impulsa se basa en tres factores:

Transparencia: Se hace en función a datos públicos entregados por las empresas en virtud de la Norma 386 de la SVS. A su vez, la información es revisada por PwC Chile, que corrobora y valida los datos y antecedentes recabados por Fundación ChileMujeres.

Liderazgo: El estudio se centra en las grandes empresas de nuestro país, ya que son un referente para el resto de las organizaciones y de esta manera, se favorece un cambio cultural más eficiente.

Sectorización: Las empresas se analizan en base a otras de su mismo sector o rubro para así estimular entre empresas -que realizan, ya sea una misma actividad o una similar- una transmisión de prácticas y políticas de contratación y desarrollo del talento femenino.