Hub Sustenibilidad

Norberto Girón y ley de migraciones: “Es importante que haya una institucionalidad”

Paula Namur 12/04/2017

El Jefe de misión de la Organización Internacional para las Migraciones para Chile describe el impacto de los migrantes en Chile. Además, señala qué hace falta en el mundo privado para integrar a los inmigrantes y qué pueden hacer los gobiernos locales.

El actual fenómeno migratorio en Chile es un desafío para las autoridades. De hecho, en los próximos días el gobierno debiera enviar un proyecto de ley que actualice el marco legal que existe en torno al tema. La Organización Internacional para las Migraciones (dependiente de la ONU) fue uno de los organismos consultados por el Ejecutivo. Su representante para Chile, Norberto Girón, asegura que en nuestro país las autoridades han hecho muchos esfuerzos y espera que se pueda concretar durante esta administración.

¿Cómo describe la situación de la inmigración en Chile en comparación con el resto de la región?

-Chile es un país que ofrece oportunidades en Sudamérica. Ha recibido personas migrantes a través de la historia, y este fenómeno ha estado siendo atendido por las autoridades respectivas. La situación de los inmigrantes en Chile es una de oportunidades, porque hay empleo para ellos, especialmente en el área de servicios y creemos que seguirá dándose esa situación. La migración en Chile vino para quedarse, las autoridades chilenas están haciendo su mejor esfuerzo también para que haya legislación, para que haya espacio para los migrantes y la OIM también viene acompañando estos esfuerzos.

Recientemente se dijo que en Chile no hay una ola migratoria, que no somos el Estados Unidos del cono sur. ¿Cuál es su opinión?

-Más que eso, se habla de 2,7% de la población en Chile es migrante, es un porcentaje bastante bajo, versus otros países donde se habla de un 16% o 17%. Sin embargo, es un porcentaje que podría ir creciendo paulatinamente.

En el Censo abreviado que se realizará la próxima semana, se espera que la población migrante haya llegado a 600 mil personas, ¿cuáles son los desafíos que hay desde el punto de vista social para ellos?

-Lo importante es que se está haciendo un trabajo con las autoridades, con el INE y los gobiernos locales, para que este censo abreviado pueda contemplar a la población migrante. La OIM ha estado trabajando y acompañando este espacio técnicamente. Por lo tanto, sentimos que si la población migrante está censada e identificada, eso va a traer muchos beneficios para el país. Hemos estado trabajando con diversos ministerios en el programa Migrantes y Ciudad desde 2014, con 18 comunas. Hay un compromiso de las autoridades locales para atender a esta población y se está trabajando el tema de vivienda, educación y de su inclusión en la sociedad.

¿Qué aspectos esperarían ustedes que contemplara la nueva ley de migraciones?

-Lo importante es que debe ser una ley que esté fundamentada en los derechos humanos, en los derechos de las personas migrantes.

¿Qué significa eso en términos prácticos?

-Que se respeten sus derechos, sabemos que también hay obligaciones por parte de ellos, eso también se debe contemplar, y creemos que el gobierno está haciendo un gran esfuerzo por incorporarlo. Por ejemplo, en salud, independiente de si tienen rut o no, deben tener derecho a ser atendidos si tienen una emergencia.

De acuerdo a lo esbozado por el gobierno, esta ley no incluiría una institucionalidad, del tipo servicio nacional de migrantes. ¿Cuál es su opinión al respecto? ¿Pierde fuerza una ley que no tiene esa institucionalidad?

-Es importante que haya una institucionalidad, sin embargo, es un tema que le compete directamente a las autoridades, por lo tanto, la OIM respetó esa decisión. Nosotros sabemos que hay un anteproyecto que se estará presentando, y una institucionalidad es importante, sin embargo, hay que ver los espacios para que se pueda concretar.

¿Qué falta para integrar a los inmigrantes a las empresas?

-Los gobiernos locales están trabajando fuertemente con los inmigrantes que llegan a sus comunas. Se están haciendo esfuerzos para integrar a la población migrante. Entendemos que el sector privado está haciendo esfuerzos también.

¿Qué sectores debieran tomar más la batuta?

-Diversos sectores de la economía se están viendo fuertemente beneficiados por la migración. De hecho, ya lo estamos viendo en el sector servicios, en el sector frutícola, recolector y extractor. Acá también queremos romper el mito de que la gente viene a quitarle el trabajo, no es así. Ellos llegan muchas veces a los lugares donde los chilenos no están trabajando.

¿Qué pasa con las críticas de que se quiere ampliar el porcentaje máximo de trabajadores de 15% a 30% para así abaratar los costos?

-Nosotros entendemos que el sector privado tiene una necesidad que debe ser llenada, de alguna manera, con los migrantes. Por lo tanto, yo entendería que el sector privado y el gobierno se van a sentar a conversar. Nosotros nos hemos dado cuenta de que las empresas y asociaciones gremiales quieren hacer esto bien. El empresariado chileno se caracteriza por tener procesos sólidos, sobre todo cuando hablamos de empresas medianas o grandes. Ellos quieren este acompañamiento y estamos dispuestos a apoyar y ayudar para que esto se haga respetando los derechos humanos.

¿Cuáles son los objetivos de la OIM para este año?

-Está en cuatro áreas. En el área de movilidad de personas, tenemos un trabajo importante con el ministerio de Educación, a través de Conicyt para la movilización de sus profesionales y eso lo estamos fortaleciendo. En el área del sector privado queremos tener un acercamiento con el sector privado y con el gobierno también, para que técnicamente ellos puedan conversar más sobre este tema. Migración y desarrollo: se están haciendo capacitaciones a profesionales del sector público en el área salud a lo largo de todo el país, además de otros talleres de trata de personas, que es un delito que en Chile todavía está invisibilizado, y los centros de salud son espacios de potencial acercamiento con posibles víctimas. Finalmente tenemos el programa de migrantes y ciudades.

Luego de sus comentarios al anteproyecto, ¿cuál es el rol que tomarían ustedes?

-Estamos a la espera de la solicitud técnica que el gobierno nos haga. Con respecto al documento que decidan ingresar, el acompañamiento es netamente técnico.