Hub Sustenibilidad

Marcos Barraza: “Se busca que más empresas incluyan a personas en situación de discapacidad”

Paula Núñez 14/06/2017

Entrevista con el ministro de Desarrollo Social.

El secretario de la cartera señala que como sociedad tenemos un largo trabajo que hacer y que el aporte de las personas en situación de discapacidad va en directo beneficio de las organizaciones.

¿Qué balance hace de la inclusión laboral hoy?

-La ley de inclusión laboral responde a una sentida demanda de la ciudadanía, que se expresó de manera concreta a través de las propuestas que realizó la Comisión Asesora Presidencial de Inclusión Social de Personas con Discapacidad. En este sentido, existen brechas importantes que serán cubiertas de manera progresiva. Asimismo, en un estudio realizado entre la Sofofa y OIT se señala que el contrato de personas en situación de discapacidad no alcanza a ser un 1% del total de trabajadores de cada institución y por lo tanto hay un gran camino que recorrer.

¿Qué impacto podría tener la Ley de inclusión laboral?

-En el sector privado hay más de 7.600 empresas que cumplen con el requisito de tener 100 o más empleados. En el caso del sector público, hay 158 instituciones (sin contemplar Municipalidades y personal administrativo de Fuerzas Armadas) que deberían habilitar alrededor de 2.500 cupos laborales para personas en situación de discapacidad.

¿Qué se busca con la derogación del artículo 16 de la Ley 18.600?

-Es un avance sustancial porque realiza un cambio de mirada, en el sentido de que existe un derecho al trabajo y estamos eliminando una norma tremendamente discriminatoria. Se busca avanzar para que haya más empresas que incluyan a personas en situación de discapacidad, porque en ellas se ha demostrado que existe menos rotación y, también, hay mayor disposición y compromiso con el trabajo. Eso es un cambio cultural en el mundo del trabajo.

¿Qué desafíos a nivel país hoy enfrentamos respecto a inclusión laboral?

-Una vez entrada en vigencia la Ley, la obligación rige inmediatamente, por lo cual plantea la necesidad de trabajar en los ajustes necesarios para que las personas en situación de discapacidad puedan incorporarse al mundo laboral en igualdad de condiciones (en ajustes en materia de accesibilidad del entorno, accesibilidad de la información u otros).

Por otra parte, debemos fomentar una cultura inclusiva al interior de las empresas e instituciones públicas que vean la incorporación de las personas con discapacidad al mundo del trabajo como una inversión y como una oportunidad de mejora en el clima organizacional.