bolsas plasticas

Hub Sustentabilidad

Los cambios que traerá la eliminación de las bolsas plásticas

Daniel Fajardo 02/05/2018

Si bien ya existían varias iniciativas del sector privado y público para eliminar las bolsas plásticas - además de la prohibición en zonas costeras-, la decisión del Ministerio del Medio Ambiente por acelerar su retiro total en todo Chile, significará importantes cambios de hábito en la población y el aumento de una serie de bolsas con materiales reciclables y reutilizables

YA NO SERÁN sólo algunas ciudades y pueblos costeros donde estará prohibido entregar bolsas plásticas en el comercio. La semana pasada, la Ministra del Medio Ambiente, Marcela Cubillos se comprometió a enviar una indicación sustitutiva al Congreso para que la medida se aplicada en todo el territorio nacional.

Una jugada medioambiental que se esperaba hace años en el país, tomando en cuenta que muchas empresas del retail y municipalidades ya habían generado políticas e iniciativas para eliminar las bolsas plásticas. De hecho, en algún momento se pensó que estarían incluidas en los “productos prioritarios” de la Ley de Reciclaje (REP), pero la administración anterior siempre consideró que debía ser un tema independiente (pero complementaria) a la REP.

De lograrse la iniciativa, la prohibición se hará efectiva un año después de la publicación. Pero para el caso de las pymes, el plazo será de dos. Este tema no es menor, ya que las compañías del retail o las cadenas comerciales pueden tomar decisiones corporativas, pero es mucho más difícil cambiar los hábitos en almacenes, kioskos y en las ferias libres que existen en prácticamente todas las ciudades de Chile.

“Luego de una década contemplando medidas puntuales y poco efectivas, por fin un gobierno decide enfrentar el desafío de poner término definitivo a la comercialización y uso de las bolsas plásticas en Chile. No es racional que un mercado económicamente maduro y con políticas ambientales sólidas, siga permitiendo que se movilicen cerca de 3,4 billones de bolsas plásticas al año, menos aún si las economías referentes de la OCDE pusieron freno a esta situación varios años antes”, comenta Nelson Urra, director de la Escuela de Ingeniería en Medio Ambiente y Sustentabilidad de la Universidad Mayor.

Y como las frutas, los cereales y las botellas de vino no se pueden llevar todas en la mano, hace varios meses ya se está viendo cómo los consumidores llevan bolsas de otro tipo de material cuando van de compras, algo que se ha sido incentivado por diversas entidades pública y privadas.

Según Isidro Pereda, gerente general de Recupac, estas bolsas “reutilizables”, que generalmente están confeccionadas con Nylon o Pet reciclado, son bolsas ecológicas, lavables, que pueden tener mucha vida útil, al igual que algunas fabricadas con TNT (ver infografía). Además, existen bolsas hechas con un material llamado Master-Bi, que es de origen vegetal y compostable, que permite que se degraden en un aproximadamente un año.

“La mayoría de las bolsas plásticas están hechas de polietileno de alta densidad o HDPE-2 y de baja densidad LDPE-4, que es 100% reciclable, pero no es biodegradable. Por lo tanto, si hubiera mayor consciencia en reciclarlas, habría una solución frente a las toneladas que se consumen por día”, comenta Pereda.

Las grandes cadenas de retail también están trabajando hace un tiempo en crear conciencia al respecto. Por ejemplo, a principios de abril, Sodimac dejó de entregar bolsas plásticas en todas sus tiendas del país, lo que -según la compañía- se eliminarán anualmente 46 millones de bolsas plásticas, equivalentes a 471 toneladas.

Además, tomando como base residuos plásticos recibidos en esa red, Sodimac inició hace unos años, en alianza con Comberplast, la producción de productos plásticos del área de aseo, organización y menaje que son comercializados en sus tiendas.

Por su parte, Stefanie Pope, subgerente de RSE y Sustentabilidad de Walmart Chile indica que se han adherido voluntariamente a las iniciativas municipales para la restricción en la entrega de bolsas plásticas en 103 locales distribuidos en 33 comunas, “y estamos trabajando para eliminar progresivamente el uso de bolsas en otros puntos del país. Ello se ha traducido en dejar de generar más de 906 toneladas de plástico desde 2014, que corresponden a un total de 118 millones de bolsas que se dejaron de entregar”, apunta Pope.