Irma

Hub Sustenibilidad

Estudio oficial de EEUU sobre cambio climático debilita negacionismo de Donald Trump

Daniel Fajardo 08/11/2017

A pocos días de que comenzara la cumbre de cambio climático COP23, en Bonn (que está actualmente en curso), el gobierno norteamericano publicó un informe oficial titulado “Evaluación Nacional del Clima”, el que calcula que desde 1950 a la fecha, la contribución del ser humano en el calentamiento global ha influido entre el 92% y el 123%.

El documento es un verdadero balde de agua fría para la posición “negacionista” respecto a la influencia de nuestra especie en el cambio climático, a la cual adhiere el presidente de EEUU, Donald Trump, quien ha mencionado en varias ocasiones su incredulidad frente a este escenario. Incluso, llegando a declarar que este país se saldrá del Acuerdo de París.

La posición de la nación norteamericana en el acuerdo es clave, ya que junto con China son los que emiten la mayor cantidad de gases de efecto invernadero (GEI). Sin embargo, el país asiático sí acepta el pacto climático.

Los 12 puntos

La Evaluación Nacional del Clima se realiza cada cuatro años y es obligatoria por ley. Es parte del Programa de Investigación de Cambio Global de Estados Unidos, una entidad multisectorial que coordina las investigaciones sobre cambios ambientales y en la que participan científicos de diversas áreas, con un foco en ese país.

Que el efecto del hombre supere el 100%, se explica porque hay factores naturales como los volcanes o el ciclo orbital, que bajan las temperaturas del planeta. Con eso y todo, la acción humana sobrepasa dicho efecto positivo.

El documento advierte además que los niveles del mar podrían crecer en casi 2,5 metros para el año 2100, enumerando varios incidentes de daños en Estados Unidos que son atribuidos al aumento de la temperatura global en 1° Celsius desde 1900. También se refiere a la disminución de las capas de hielo en la Antártida y Groenlandia y su efecto en el aumento del nivel del mar (ver recuadro).

La investigación indica que “el dióxido de carbono a la atmósfera, la quema de carbón, el petróleo y el gas natural son las principales causas del calentamiento global”. En general, el estudio enumera 12 “puntos de inflexión” respecto a los peligros que podrían desatarse a causa del calentamiento global. “No hay precedentes en la historia con los que se pudieran comparar estos cambios meteorológicos”, reza el documento.

Pero no todo es negro. Los autores de la investigación concluyen que hay una “alta confianza” en que la tasa de GEI influya cada vez menos en el cambio climático en las próximas décadas.

La influencia del informe

La fecha de la publicación de la Evaluación Nacional del Clima tiene muchas coincidencias. Esta semana se lleva a cabo la COP23 en Alemania, se cumplen dos años del Acuerdo de París (ver recuadro) y aún está fresco el recuerdo de los desastres que dejaron los huracanes Irma y Harvey, así como los recientes incendios en California (35 muertos). Por esto, la pregunta es: ¿qué tanto podría influir esta investigación en las próximas decisiones de Trump en su línea política con respecto al calentamiento global?

Según Juan Ladrón de Guevara, director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático de Chile, el informe debería tener un fuerte impacto en la sociedad norteamericana, ya que está avalado por una serie de instituciones y desarrollado por un equipo sumamente heterogéneo. “13 entidades federales tuvieron que hacerle observaciones. Lo notable es que a pesar de haber pasado todos esos controles, la tesis de la influencia del hombre en el calentamiento global se mantiene. Esto, porque es una investigación sumamente rigurosa”, dice Ladrón de Guevara.

El hecho de que haya sido elaborado por entidades norteamericanas lo hace aún más influyente para las políticas de Trump. Esto, porque la mayoría de los estudios sobre el impacto del cambio climático, estaban liderados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), cuya identidad internacional menoscaba su legitimidad ante el actual dueño de casa de la White House. “Oponerse a los resultados del estudio implica un frente político muy complejo, ya que hay poca evidencia en contra. Se podría abrir un conflicto importante, justo en un momento en que el gobierno estadounidense está tratando de sacar una reforma tributaria clave. EEUU está en aprietos”, agrega Ladrón de Guevara.

Para Javiera Valencia, investigadora de Fundación Terram, la investigación es un duro golpe a los negacionistas, a quienes les ha costado mucho entender los efectos del cambio climático. Por eso “que el estudio venga desde dentro de EEUU es una señal importante, justo ahora que se está celebrando la COP23. Ya no es sólo la comunidad internacional la que está alertando sobre el tema, sino que ahora, la alarma viene desde Estados Unidos”, comenta Valencia.

Según la especialista de Fundación Terram, el próximo gran paso será la forma en que se elaborará una estrategia comunicacional respecto al estudio. Tanto a favor como en contra. “Por un lado hay un presidente (Trump) que no cree en el cambio climático y por el otro, millones de norteamericanos que han sufrido este año huracanes y sequías. Es clave la forma en que comunicacionalmente debería influir la investigación en los tomadores de decisiones “, indica Valencia.

Ricardo Bosshard, director de WWF Chile comenta que es un estudio muy importante y que seguramente tendrá mucha influencia a nivel internacional, pero que es difícil saber cómo reaccionará el gobierno de EEUU al respecto. “En ese país ya existen muchas empresas como Walmart o las que están en Silicon Valley, que están conscientes y haciendo proyectos para disminuir el impacto en el calentamiento global. Pero a pesar de eso, aún hay un gran segmento de la población que desestima la importancia del ser humano en el cambio climático”, dice Bosshard.

Claramente las opiniones son divididas. Para ejemplificarlo, mientras el Gobierno de Trump anunció su retiro del Acuerdo de París, el ex presidente, Barack Obama, se comprometió junto con China (ambos responsables del 45% de las emisiones de dióxido de carbono) a disminuir los GEI en cerca de un 30% al 2030.

“Las expectativas de que Trump cambie de opinión son discretas. En Marruecos (COP22, 2016) no se avanzó mucho. Por eso, lo que suceda esta semana en Bonn podría ser una tremenda prueba, especialmente considerando los últimos eventos meteorológicos en Centro y Norteamérica. Espero que el estudio sirva para enmendar el rumbo que necesita la humanidad y generar un cambio”, concluye el director de WWF Chile.

El vecino norteamericano no está invitado a la fiesta

Francia invitó para el próximo 12 de diciembre a un centenar de países y a representantes de organismos internacionales y ONG para conmemorar los dos años del Acuerdo de París, en una cumbre de la que ha excluido al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La cita, bautizada como “One Planet Summit”, espera reunir a actores comprometidos en la aplicación de ese pacto, por lo que el mandatario estadounidense no ha sido invitado “de momento”, precisó ayer la presidencia francesa, que sí ha enviado su invitación a representantes del Gobierno estadounidense y a asociaciones de ese país.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció esta cumbre en el G20 del pasado julio con la intención de que el acuerdo histórico de 2015 no perdiera su impulso tras la decisión de Trump de retirar su país de este pacto.

El encuentro, que se celebrará en la isla de Seguin, en las afueras de París, pretende poner en valor las acciones emprendidas hasta ahora por los países firmantes, acelerar el cumplimiento de sus compromisos en favor de la atenuación del cambio climático y de la adaptación, y estimular la financiación pública y privada.

La realidad podría superar a Hollywood

Otro estudio realizado en junio por el Programa de Investigación de Cambio Global de EEUU, indicó que los fuertes cambios en los niveles del mar y tormentas costeras producto del cambio climático, podrían hacer que la ciudad de Nueva York quedara, literalmente, bajo el agua. “Para el año 2100 los niveles de inundación en Nueva York sobrepasarían 5,18 metros de altura. Mientras que para el año 2300 estos superarían los 15 metros. Además una inundación de gran magnitud podría ocurrir una vez cada 500 años”, dijo a Reuters, Andra J. Gardner, investigadora de la Universidad Rutgers, quien formó parte del estudio.

De esta forma, las peores escenas de los filmes de Hollywood, en la ciudad ícono de los desastres naturales, podría hacerse realidad, “si no se toman acciones pertinentes para frenar el cambio climático”, dice el estudio.

Enlaces relacionados