Imagen Carolina Contreras

Hub Sustentabilidad

Directora ejecutiva fundación pro bono, Carolina Contreras: “Chile no va a quebrar porque las empresas hacen más donaciones”

Daniel Fajardo 09/05/2018

Burocracia. Ese es uno de los principales términos que se le viene a la mente a muchas empresas cuando se habla de la legislación enfocada en las donaciones. Quizá esta sea una de las explicaciones de por qué en los últimos días varios estudios han posicionado a Chile como uno de los países con menos gasto filantrópico en el mundo.

Y mientras que paralelamente, el Ministerio de Desarrollo Social ya anunció la posibilidad de crear una única Ley de Donaciones y el Congreso se prepara a una pronta reactivación de la discusión al respecto, hace menos de un mes, la Fundación Pro Bono lanzó la “Guía de la Solidaridad”.

La idea de esta organización que agrupa a 40 estudios de abogados y empresas que hacen voluntariado legal en favor de personas y grupos vulnerables, es presentar en forma clara y sencilla una lista para fortalecer las donaciones a organizaciones sociales, tanto desde la contribución de las empresas, como la de personas naturales. “Actualmente existen muchas leyes de donaciones, que son complejas, donde cada una exige distintos requisitos y beneficios, lo que produce un desincentivo. Se necesita -en otras palabras- ‘calzar’ en alguna ley, lo que genera una ‘camisa de fuerza’ y apaga el ritmo de las donaciones”, comenta Carolina Contreras, directora ejecutiva de Fundación Pro Bono.

¿Con la guía podrían facilitarse las cosas?

– Ese es uno de los objetivos. Que tanto para el donante, como para el donatario sea más sencillo conocer los caminos y la forma de cooperar. Mientras no se modifiquen las leyes actuales, será sumamente difícil donar en Chile. Además, el tema tributario es muy árido por naturaleza. La guía permite facilitar los procedimientos, los montos, las maneras, etc. Tratamos de hacerlo más sencillo.

¿Cómo se puede avanzar mientras? Tener una ley única puede tardar mucho tiempo.

-Si bien es importante una ley única, mientras tanto se puede avanzar y reformar la Ley de Rentas Municipales, propuesta que ya se le hizo al gobierno anterior y a este también. Esta ley es utilizada por muchas instituciones pero aún es muy restrictiva. Insuficiente para el universo de organizaciones que trabajan directamente con personas de escasos recursos.

¿Por qué?

-Por lo general las leyes de donaciones dicen a quienes puedes donar y cómo. Ampliar, por ejemplo, el sujeto u organizaciones es clave. Asimismo, aclarar ciertos puntos de las leyes es importante, porque muchas veces hay zonas grises que se pueden prestar para interpretaciones erróneas que finalmente implican para la organización un desgaste en términos de tiempo y recurso humano.

¿Por qué es tan difícil crear una ley única de donaciones?

-Básicamente, porque en la actualidad, las donaciones son un tema que toca directamente al Fisco. Pero creo que es un temor absolutamente infundado. La realidad es que Chile no va a quebrar porque las empresas hacen más donaciones. Estados Unidos es uno de los países que tiene más donaciones en el mundo y no es un país que tenga un gobierno quebrado. En nuestro país hay demasiadas leyes de donaciones diferentes.

¿Y en Chile existe una práctica importante de donaciones?

-La gente está donando cada vez más. Incluso, ya están saliendo donaciones al extranjero. Efectivamente, Chile es un país donante, a diferencia de lo que pasaba antes. Por eso es importante la ayuda que entregan instituciones como Fundación Pro Bono.

¿Y una ley única agilizaría esas donaciones?

-Sí, porque actualmente para donar en Chile hay que hacer muchos trámites, pagar impuestos y pedir permiso por 1 centavo que se quiere donar.