Fuera de Serie

Vino de garaje

PULSO 26/01/2016

Por Marco de Martino.

Hace un tiempo ya que la fabricación de vinos caseros para el consumo familiar o dentro de un círculo delimitado viene siendo una tendencia creciente en Chile, que capta cada vez más seguidores entre los entusiastas del vino y la misma crítica especializada, por la calidad de los resultados.

Las denominadas “viñas garaje” -debido a que  la mayor parte de su proceso suele realizarse en esta parte de la casa, o en espacios más bien domésticos o reducidos- no tienen las formalidades de una viña establecida y su única premisa es elaborar buen vino casero, con un proceso que, en su mayoría, parte de parras dispuestas en el propio patio, terrenos familiares, o bien, de la compra de uva ya cosechada a pequeños productores.

Sin embargo todas realizan la vinificación y guarda en sus propias instalaciones, dando paso a volúmenes de producción bastante relativos, que pueden ir desde las cien hasta las diez mil botellas, aproximadamente.

Con todo, como ya mencionaba, la calidad del vino de las “viñas garaje” es el verdadero valor del proceso, ya que una producción de volúmenes limitados permite controlar de mejor manera todos los factores involucrados, aunque en el camino hacia el éxito haya que pasar por varios intentos fallidos también.

Sin importar el tamaño o la sofisticación de las instalaciones, lo importante es la pasión con la que se desarrolla una viña garaje y el ímpetu de quienes la impulsan, lo que claramente se logra transmitir en el producto final. Ejemplos en Chile hay varios dando vueltas. Si le llega un dato no lo piense dos veces y atrévase a probar.

*Gerente Viña De Martino Wine MBA Bordeaux Management School.

Archivos relacionados