Fuera de Serie

Verano entre burbujas

PULSO 19/01/2016

Por Marco de Martino.

Plena ola de calor en gran parte del país y hoy, como nunca, tenemos una tremenda gama de espumantes para poder acompañar esas tardes calurosas o las noches que llaman a quedarse un rato más en la terraza.

Mayor oferta que se da, justamente, porque los chilenos hemos ido entendiendo que este vino burbujeante no está sólo para ser relegado a las fiestas de fin de año, celebraciones varias y ocasiones especiales, sino que su versatilidad lo vuelve ideal para todo momento y, ojo, no sólo como aperitivo, sino que directamente en la mesa, como cualquier otro buen vino.

Su frescura, ligereza, baja graduación alcohólica y facilidad para maridar con diferentes tipos de comidas han ayudado a su consumo creciente, a lo que se suma la atmósfera de sofisticación en torno a él, que es un argumento igualmente válido.

El espumante tradicional se produce a partir del chardonnay, pinot noir o pinot meunier, aunque se pueden encontrar excelentes ejemplos de muchas variedades. A esto se añade el nivel de dulzor que se clasifica en una escala donde encontramos los brut, sec, demi-sec y doux; el primero es el más seco y el último el más dulce.

Su mayor diferenciación se encuentra quizás en su método de gasificación: el tradicional -y considerado de mayor calidad- es el “champenoise” y consiste en someter el vino a una segunda fermentación en botella. Este es el método ocupado en Champaña para sus vinos. También está el “charmat”, proceso más simple que considera una segunda fermentación, pero en recipientes más grandes, cubas, cuyos resultados son bastante buenos. Finalmente, está el “gasificado, que consiste en inyectar gas al vino, obteniendo burbujas más gruesas que los casos anteriores, aunque desde mi punto de vista es el menos recomendable, dado que generalmente el vino y el gas carbónico no quedan bien integrados.

Probablemente ustedes ya sean parte del creciente segmento que está apostando por el espumante, pero si no, los invito a darle una oportunidad y a inclinarse por él con más frecuencia, ya que es un vino ideal para el brunch, los almuerzos, las tardes de terraza y, por supuesto, las celebraciones.

*Gerente Viña De Martino Wine MBA Bordeaux Management School.

Archivos relacionados