Fuera de Serie

Los accesorios del vino

PULSO 17/05/2016

Por Marco de Martino.

La semana pasada les entregaba algunas recomendaciones sobre la guarda de vinos y esta vez, siguiendo la misma línea sobre lo que todo seguidor de este gran mundo debiera saber, me gustaría hablarles sobre los accesorios que pueden agregar valor a cualquier buen descorche.

Al menos para mí, son tres los instrumentos fundamentales para complementar la experiencia de beber un buen vino. Comencemos: en primer lugar, el decantador, una botella de base amplia que permite la oxigenación del vino de manera más eficiente y homogénea, mucho más que sólo dejarla en su botella original. El decantador facilita que el vino pueda ser degustado en su punto y, sin dudas, es una buena inversión para cualquier entusiasta o un excelente regalo, si quiere sorprender a quien lo sea.

En segundo lugar, el termómetro. Quizás le parezca raro, pero este instrumento -ya sea en su formato digital o tradicional- cumple el objetivo clave de ayudarnos a disfrutar el vino en su temperatura ideal, lo que es sinónimo de beberlos en su máximo potencial. Sólo como recordatorio, es bien sabido que los blancos siempre deben ser tomados a una temperatura que fluctúe entre 11ºC y 13ºC, en tanto que los tintos entre 16ºC y 18ºC.

Y por último, pienso que el extractor de aire es un buen aliado a la hora de prolongar la vida de un vino ya descorchado y que no va a ser consumido en su totalidad, mediante un corcho especial que genera un vacío en la botella. Este sistema logra conservar el vino durante un tiempo mayor al que duraría si sólo lo dejáramos en la botella, volviendo a taparlo con su mismo corcho, aunque muchos prefieren seguir el principio básico de “botella abierta, botella tomada”.

A las recomendaciones anteriores, se suman algunos accesorios más pequeños que si bien no tienen relación con la degustación misma  o la mantención del vino, si hacen bastante más grato y cómodo el beber: el corta cápsula, el corta gota, el recoge gota y el descorchador eléctrico, los que facilitan el ejercicio de abrir una botella y servir el vino.

Con todo, accesorios hay cientos para adornar y facilitar la experiencia del descorche, y seguirán surgiendo muchos más. Y si bien suman y ayudan, también es bueno recordar que a veces no necesitamos más que una copa y un buen ejemplar. P    

Gerente Viña De Martino

Wine MBA Bordeaux Management School