2301927_500.jpg

Fuera de Serie

Lima potencia su gastronomía para atraer a más turistas

Macarena Zarhi 09/06/2016

Es la ciudad de la papa y los diferentes tipos de pescados y mariscos. Un lugar privilegiado por el clima templado en invierno , donde sus restaurantes son la carta de presentación. Representantes turísticos de este país, junto a los de Chile, Colombia y Perú, se reúnen esta semana para elaborar una estrategia en conjunto.

A pesar del particular momento político que vive por estos días la capital de Perú,  su vocación gastronómica sigue intacta, con una constante innovación en sabores, preparaciones y conceptos. Tanto así, que para este año, se prevé que el turismo crezca un 7%, recibiendo a 3,4 millones de visitantes. En su mayoría chilenos. 

“Además de nuestra cocina, estamos potenciando nuestro patrimonio. En Lima contamos con una ruta que invita a conocer construcciones muy antiguas y que están protegidas por la Unesco. Otro punto que hemos trabajado junto a Colombia, Chile y México,  es crear un circuito religioso”, explica María Soledad Acosta, directora de promoción de turismo Perú, en el marco de la III Macrorrueda de Turismo de la Alianza del Pacífico, que esta semana se está realizando en la capital peruana, a la que fue invitado PULSO.

Este año, el encuentro tuvo como nuevo integrante a China. Si bien en un principio se quiso abarcar a toda Asia, se enfocaron sólo en ese país. “Son 50 millones los chinos que viajan a diferentes partes del mundo al año. Nuestro trabajo está en captarlos. Sólo a Colombia, actualmente llegan unos 3.000”, cuenta Enrique Stellabatti, vicepresidente de promoción de turismo Pro Colombia, entidad análoga a lo que en nuestro país es ProChile. 

El objetivo de los cuatro países es crear una marca de valor con los productos de calidad con los que cuenta cada uno, complementando la experiencia con un viaje atractivo.  Lima lo sabe bien, cada año la apuesta gastronómica crece con nuevos lugares que elaboran conceptos distintos , buscando marcar su sello. Si primero fue Gastón Acurio, que sólo en Lima tiene diez restaurantes, hoy está Virgilio Martínez, con Central,  con un concepto innovador como el que tiene en Chile Rodolfo Guzmán, de Boragó.

Los restaurantes de mantel largo buscan atraer al público con cenas de varios tiempos y con un menú degustación. Fiesta Gourmet tomó un prestigio único gracias a este concepto, que partió en Chiclayo (ciudad al norte del Perú) y que cuenta no sólo con una sucursal en Lima, sino también en Buenos Aires. 

Tradiciones y sabores

La actividad que realizan los anfitriones del evento comienza con una preparación en vivo del verdadero pisco sour peruano, para después viajar por los aromas y sabores de la cocina del norte de Perú, a través de un menú de siete tiempos, que incluye: tortilla de erizos, pejerrey, mero, cebiche, pato y cabrito. Todo, con una presentación impecable donde cada bocado se derrite en el paladar. 

Otra gran atracción turística es el museo Huaca Pucllana, ubicado en el barrio Miraflores, una ruina en la mitad de la ciudad que cuenta con un centro arqueológico. Junto al sitio, hay un restaurante que lleva el mismo nombre y que ha sido visitado por varios famosos como Ewan McGregor, Miguel Bosé, Juan Luis Guerra y Bill Clinton.

Mientras los peruanos están a la espera de saber quién será su próximo presidente, la Plaza de Lima continúa con su tradicional movimiento. En una de las esquinas, una paisana (mujer indígena que carga a un niño con una manta en la espalda) vende tamales.  Pasos más adelante, se puede comprar un jugo de maca o quínoa por un sol, bebida que los peruanos toman al desayuno y a la hora del té.   “La maca es una hierba muy recomendada para todos. Muy energética. Es como el Red Bull para nosotros. También se conoce como el Viagra de los incas”, explica Susy, la guía turística. 

Caminando hacia la Plaza Mayor se plasman las mayores reliquias arquitectónicas como la Catedral de Lima de 1622. En el sector se encuentran también: el Club de la Unión, el Palacio Municipal, el de Gobierno y el Arzobispal. Una vez al año, esta plaza recibe a miles de personas, durante el cuarto domingo de julio, fecha en que se celebra el Día del Pisco Peruano. 

Durante 24 horas no hay restricciones. En la plaza se instala una barra que regala vasos de este tradicional brebaje y la gente toma en la calle… sin límite.