2244031_500.jpg

Fuera de Serie

El nuevo recorrido de las embarcaciones de la Regata de Chiloé

Macarena Zarhi 22/01/2016

La carrera náutica que comienza mañana, tiene todo listo para un desafío entre sol, lluvia y olas, además de una ruta diferente a la de ediciones anteriores. Se presentarán todas las categorías con más de 70 barcos y cerca de 500 tripulantes amateurs y profesionales.

Agua, viento y una tripulación cargada de energía es parte de lo que se verá en la décimo cuarta versión de la clásica Regata Santander Islas de Chiloé, que comienza este sábado 23 y que por primera vez en la historia arrancará en la ciudad de Castro. 

Hace 15 años que esta competencia no partía en esta localidad y la idea es  que recorra algunos territorios más al sur de lo habitual, por penínsulas y diversas  marcas geográficas típicas de la zona.  “La hoja de ruta se pudo conocer recién el lunes pasado, con el objetivo de que fuera equitativo para todas las embarcaciones”, explica Patricio Flores, árbitro principal de la Regata de Chiloé. 

Más de 70 barcos  llegaron hasta la isla para cumplir el desafío de esta competencia que se realiza cada dos años. Las seis categorías que navegarán son: Soto 40; IRC, IRC Chile, Cruceros; J-105, J-70 y J-24, las que reunirá a más de 500 veleristas amateurs y profesionales de Argentina, Chile, España, Italia y Portugal. 

La carrera náutica tiene contemplado recorrer siete localidades Chonchi, Queilén, Achao, Quemchi y Calbuco antes de finalizar en Puerto Montt, el próximo 30 de enero. 

Las embarcaciones 

En la categoría Soto 40, son nueve los botes que buscarán el triunfo, entre ellos está  el debut de Xapo, de María Casares, junto al actual campeón nacional, Mitsubishi, de Horacio Pavez; Itaú, de Dag Von Appen (el líder de la temporada); Santander, de Jorge Araneda; Estampa Delviento, de Miguel González; Apolonia, de Jaime Charad; y Entel, de Bernardo Matte. 

Además habrán dos barcos con tripulación 100% chilena: El Bellavita II, de Jorge Errázuriz y Entel Black, de Bernardo Matte.

Entre los competidores de la modalidad IRC está Caleuche, de la Escuela Naval; Sirtecom, de Walter Astorga; Aura, de Óscar Ormeño; y Mazda, de Carlos Marsh, a los que se unirán Pura Sangre, de Walter Riegel; Sanhattan, de Abraham Senerman; Bramador, de Alejandro Alzérreca; Cabo de Hornos, de Francisco León; Bellavita, de Jorge Errázuriz; Río, de Serjan Sekul; y Archimedes, de Vernon Robert.

Entre los de la clase J-105 destacan Grand Slam, de Patricio Seguel; Utopía, de Martín Baeza y Tricalma, los tres primeros del campeonato nacional. Además competirá el único velero netamente de mujeres:  Eucerin Woman Sailin Team, timoneado por Aurelia Zulueta.

En cruceros se confirma Maestra del Nuevo Extremo, de Ángeles Araneda; Victoria, de Robert Sommerhof y Escape, de Jorge Zuazola, quienes lideran las clasificaciones. Una de las grandes sorpresas la dará el yate Rotter y Krauss, de Manuel Francisco Urzúa que retorna a aguas chilotas después de ocho años. 

Ruta y clima

Los nuevos cambios en la carrera traerán sorpresas y con el escenario que presentarán las embarcaciones, podrían darse resultados diferentes. “Chiloé es un circuito complicado, de muchos accidentes geográficos, tanto los capitanes como las tripulaciones tienen muchísimo que trabajar. Las condiciones cambian a cada minuto. El viento aumenta y disminuye en forma repentina, hay corrientes adversas, y todo esto puede ser una ventaja para unos y desventaja para otros”,  dice Pablo Lorca, director ejecutivo del Club Náutico Oceánico (CNO). 

Con respecto al clima, es siempre impredecible, pues con la Corriente del Niño está pronosticada lluvia pero también saldrá el sol. “Creo que lo más importante de la competencia es que se puedan hacer regatas justas y de calidad, además este es un deporte con mucha aletoriedad donde el último puede siempre llegar primero”, dice Flores. 

Fiesta y donaciones 

Este año las competencias no sólo estarán centradas en el mar. El Club Náutico Oceánico (organizador de la regata), donará junto a Santander 200 computadores a las escuelas más vulnerables del archipiélago por donde pasarán las tripulaciones. “Sabemos que la regata no es sólo un evento deportivo, es una competencia que tiene una gran connotación social y familiar”, cuenta Pablo Lorca.

Además habrá tres fiestas  para la flota donde podran compartir con las localidades: Se realizará un show para la comunidad en Quemchi, además de un evento en Chonchi en el restaurante de Coco Pacheco. Todo finaliza con la ceremonia de premiación en el Hotel Patagónico en Puerto Varas. 

También se rendirá un homenaje a Germán Pringsthorm, quien fue el primer capitán en convencer a la flota de la zona central de ir a correr a Chiloé, en 1989.

Archivos relacionados