Extra

Robos: la batalla contra las bandas organizadas

Daniel Fajardo 22/06/2017

La industria del transporte ha tratado de generar una serie de sistemas tecnológicos y físicos para disminuir los asaltos, mientras en el gobierno indican que a fines de 2016 se habría producido una baja de un 28% en los ilícitos.

Cerca de $80 millones en bebidas alcohólicas tenía un camión que fue asaltado en marzo de este año en pleno centro de Santiago. Los productos iban a ser repartidos en varios locales de esta comuna, justo antes del partido entre Chile y Argentina por las eliminatorias de Rusia 2018.

Esta es una escena que se repite continuamente en el rubro del transporte de mercaderías, y a pesar de que las denuncias por este tipo de hechos disminuyeron un 28% en 2016 respecto a 2015, es un “dolor de cabeza” para el sector, especialmente cuando la carga puede tener un alto valor como es el caso de smartphones, computadores o cualquier otro tipo de artículo tecnológico que es muy fácil de vender.

Según una investigación de Alto, hace tres años se robaba cerca de un camión al día y en 2016 aumentó a tres diariamente. Incluso, creen que en la práctica, esta cifra es aún mayor, a pesar de que la Subsecretaría de Interior indicó a fines de 2016 que se habría producido una baja de un 28% en los ilícitos. En esta empresa indican que el 75% de los casos es el mismo conductor el que está involucrado en los asaltos.

La industria del transporte ha tratado de generar una serie de sistemas tecnológicos y físicos para evitar este tipo de situaciones, o al menos, disminuirlas. Mecanismos para sellar compuertas y evitar que estas se violenten, monitoreo por internet y redes móviles, cámaras de seguridad, son algunos elementos.

Según Sebastián Valenzuela, gerente legal de Alto, este es un problema que abarca un proceso logístico bastante amplio, “por eso más que hablar de robos en ruta, el término exacto es robo de camiones, porque es un proceso que abarca desde la carga inicial de un vehículo hasta la entrega final del producto en el lugar del destino, incluyendo la ruta”.

El ejecutivo agrega que más allá del aumento o la disminución de los robos, lo que más preocupa es la proliferación de bandas especializadas que actúan con información privilegiada, la que puede venir -por lo general– desde el conductor o de los encargados de despacho. “Por eso es muy importante establecer protocolos estrictos acerca de quien maneja la información del tipo de carga de un trailer, así como de los trayectos”, apunta Sebastián Valenzuela.

Para Miguel Nazar, gerente general de Transportes Nazar, antes del 2014, el tema de los robos a camiones no era relevante. “Incluso, las compañías de seguros prácticamente regalaban las coberturas por robo”, comenta el empresario, agregando que a partir de ese año “se empieza a producir una incipiente industria de delincuentes organizados en robar camiones, principalmente del mundo del retail”.

A su juicio, los principales robos se producen en camiones que transportan productos para las grandes tiendas, como electrodomésticos y línea blanca; así como los vehículos que llevan alimentos, principalmente carnes y cecinas. “Esta situación hizo que los asaltos nos sorprendieran absolutamente desprevenidos, porque no tomábamos los suficiente resguardos para mitigar esos riesgos”. Desde entonces, la mayoría de las empresas de transporte han invertido en sistemas de seguridad, tecnologías, “de alguna manera estamos migrando a lo que pasa en los países vecinos, donde los camiones de mueven en convoyes para protegerse unos con otros y generalmente, escoltados. Chile estaba lejos de eso, pero ya nos hemos puesto al día”, manifiesta Nazar.

Modus operandi

El OS-9 de Carabineros detalló en 2016 que el 61,2% de estos robos se producían cuando se efectuaba la descarga del camión estacionado. Los asaltantes amenazaban al conductor y al acompañante, para sustraer los bienes.

En 19,1% de los casos, el atraco se producía en ruta, al detener el camión -incluso haciéndose pasar por Carabineros o PDI- y retener al conductor, mientras se desvalijaba la carga. Respecto del robo del vehículo completo, éste se producía en el 15,2% de las situaciones.

Según cifras de la autoridad, el 80% de estos robos se concentraría en las regiones de Valparaíso, Metropolitana y el Biobío. En estas, los puntos más habituales son las zonas portuarias y las carreteras de acceso o salida de los puntos de almacenamiento.

Según Valenzuela, existe otro modus operandi menos frecuente pero quizá puede ser más preocupante, donde existe una colusión entre conductores de camiones y bandas organizadas. “Por eso es clave, revisar bien todos los detalles en la reconstitución de los hechos. Por ejemplo, si el chofer dice que fue interceptado por una banda, se debe revisar el registro de la ruta del camión y ver en qué momento y dónde, redujo la velocidad o se detuvo”, agrega el gerente legal de Alto.