Gente

Extra

Cómo retener y gestionar el talento

Daniel Fajardo 23/04/2018

Estudios indican que lo que más valoran los ejecutivos es un buen sueldo y desarrollo profesional. Pero no todas las compañías pueden lograr estos ítems, y es ahí donde las áreas de RRHH son fundamentales para la retención de buenos empleados.

1. Flexibilidad: el foco en entender cada realidad

Entender la realidad del trabajador, ser empático y ayudarlo es clave. “Las empresas con el clásico formato antiguo de sólo cumplir el estricto horario laboral es algo que está obsoleto, sobre todo con la nueva camada de jóvenes profesionales”, comenta Ignacio Brain, director de Page Personnel.

Por ejemplo, si hay un deportista en el equipo, hay que tratar de darle la opción de que pueda ir al gimnasio en las mañanas, o bien durante el horario de almuerzo para que entrene. “Fija y mide por objetivos claros. Al final del día lo que importa es que cumpla con lo que necesitas como gestor, no que sólo ocupen un espacio físico por un período determinado de tiempo”, agrega Brain. Lo mismo con el tema de los permisos, o algo que hoy está muy presente: la modalidad home office. Que exista la posibilidad de que el profesional pueda trabajar desde casa.

2. Buen clima laboral, la base del trabajo en equipo

Para Alfonso Ochoa, gerente general de DNA Human Capital, un buen clima laboral debe darse “en una comunicación tanto horizontal y verticalmente fluida, en la que los colaboradores se sientan parte de algo mayor y en el que todos trabajan para sacarlo adelante. Es cada vez más común que las personas busquen entablar relaciones sociales y, a la vez, lograr sus objetivos profesionales”, dice Ochoa.

Por su parte, Ignacio Brain cree que trabajar en generar un ambiente laboral colaborativo y donde el colaborador se sienta valorado es la base de todo. “Que se comparta como grupo y se generen instancias como almuerzos, after office u otros. Está comprobado que un buen ambiente laboral es directamente proporcional con la productividad de la empresa”, apunta el ejecutivo de Page Personnel.

3. Entender las diversas motivaciones de los empleados

“Lo más importante para retener a la gente es entender qué los motiva, y en base a eso, desarrollar un plan que los lleve a hacer su trabajo de la mejor manera”, comenta Ignacio Brain.

Hay personas que los motiva el dinero, otros que les motiva el crecimiento personal, otras personas les interesa ser expertos y ser reconocidos por lo buenos que son en lo que hacen. De acuerdo con eso, hay que ver qué plan se estructura para que las personas estén alineadas y contentas en su trabajo.

“Las motivaciones de cada profesional son distintas, por lo mismo su plan de incentivos debe ser personalizado. A un soltero no le interesan los planes de salud familiares, por lo mismo se debe buscar la forma de establecer planes de retención para cada tipo de perfil”, comenta Alfonso Ochoa.

4. Capacitación: una llave probada para mejorar el talento

“Los profesionales talentosos siempre tienen la inquietud de aprender y desarrollarse. Si la compañía le da la opción de capacitarse, ya sea a través de cursos, talleres, MBA coaching será un valor fundamental que el ejecutivo evaluará en el momento de cambiarse”, analiza Alfonso Ochoa, gerente general de DNA Human Capital.

En este aspecto, las compañías poseen varias posibilidades. Una de ellas es acercar a ciertos trabajadores a sistemas de capacitaciones públicos como por ejemplo el Sence. Otra opción es realizar capacitaciones especializadas “in house” mediante la contratación de instituciones especializadas o bien, financiar parte o la totalidad de cursos, diplomados, postgrados u otro tipo de especialización que el mismo colaborador elija.

5. La cercanía es clave para mantener una relación sana

Muchas veces se suele ver a las empresas como un lugar meramente orientada a la productividad. Pero además de eso, es un espacio donde convive un grupo humano; muchos de los cuales está más tiempo en su trabajo que en sus hogares.

Por eso es clave generar una “cercanía” entre los trabajadores y con sus jefes e, incluso, altos ejecutivos.

“Hay que darse el tiempo para conocer a la gente, generar un vínculo con los trabajadores”, indica Ignacio Brain.

El trabajo no debe ser visto como un vínculo de subordinación y dependencia. “Interésate y conoce a tu gente, entiende sus preocupaciones. Genera empatía, pregúntales por su familia, hijos y que han hecho el fin de semana. Escúchalos”, concluye el director Page Personnel.