Extra

Minería y forestales impulsan la adopción de seguridad en el transporte

Paula Núñez 22/06/2017

Son los encargados de transportar el mayor porcentaje de productos y alimentos a lo largo de nuestro país, y por lo mismo los camiones en los últimos años han potenciado la seguridad a tal grado que pueden incluso anticipar accidentes y evitar que estos ocurran.

En Chile, cerca del 85% del transporte de carga se realiza por camiones, por lo que la seguridad vial es de suma importancia y los fabricantes han trabajado en implementar el desarrollo de tecnología que permita reducir la tasa de accidentabilidad.

De acuerdo a cifras de la industria, el 90% de los accidentes de tránsito entre camiones y otros vehículos son debido a factor humano y un 25% son provocados por el conductor de camión, una realidad que también se da en Chile. Por esto los fabricantes han implementado sistemas de seguridad preventiva y activa que alertan al conductor sobre su entorno y su propia condición de manejo. Algunos de ellos son la alerta de cansancio del conductor, monitoreo del punto ciego, control crucero adaptativo, advertencia de salida de carril, sistema de alerta de coalición y sistema de frenado de emergencia. La combinación de estos sistemas aumenta la posibilidad de evitar un accidente de tránsito.

Por otro lado, disminuye el estrés del conductor lo que hace más segura su tarea. “En Volvo consideramos tres sistemas de seguridad que incorporamos en nuestros camiones, seguridad preventiva, activa y pasiva. Actualmente, los camiones que circulan en el país poseen los tres sistemas de seguridad, en seguridad preventiva están control de carril, una alarma alerta cuando el camión sobrepasa el centro de la calzada como los límites de berma”, dice René Calderón, gerente de marketing y comunicaciones de Volvo.

El ejecutivo señala además que con la alerta de cansancio del conductor, el camión alerta a éste, que ya se encuentra con características de cansancio luego, avisa que se detenga y descanse. Por su parte, el sensor de ángulo ciego del conductor permite disminuir el riesgo de atropellar un ciclista, o embestir a un auto al momento de doblar el camión. El control de cambio de carril contempla un sensor activo en los puntos ciegos de camión que alerta al conductor si hay algo que él no ve cuando coloca la señalización del cambio de carril.

Otro de los mecanismos que se han incorporado es el GPS. Estos calculan de manera automática el grado de pendiente y de acuerdo a ello permiten salir de la inercia sin retroceder. El control de estabilidad, por su parte, va midiendo las líneas de la carretera y evita que el camión se salga de los rieles de manera automática.

Foco en la cabina

Según la Conaset, en Chile el 25% de los fallecidos en accidentes donde está involucrado un camión van dentro de la cabina. Es por ello que para los fabricantes, la seguridad de la cabina se está convirtiendo en prioritaria. “Hoy la seguridad se concibe como un aspecto que puede diferenciar una propuesta de otra. La cabina, por ejemplo tiene que contar con sistemas anticolapsables que permitan que ésta no se deforme ante accidentes. Del mismo modo, otra de las características que se ha incorporado en el último tiempo tiene que ver con ser a prueba de incendios. Si bien, la carga tiene aspectos propios de seguridad, asegurar a quienes van en la cabina se ha convertido en una de las prioridades de la industria”, señala Mario Bahamondes, brand manager de camiones Foton de Andes Motor.

Sello diferenciador

Desde la industria señalan que la seguridad se ha convertido en una de las variables a considerar al momento de adquirir un nuevo camión. “La industria está haciendo una fuerte apuesta en este sentido. Si bien históricamente el precio de entrada y el consumo de combustible han sido las variables más importantes al momento de comprar, la seguridad empieza a ganar terreno, sobre todo de la mano de algunas faenas que así lo requieren. Como es el caso de las forestales y el transporte de combustible”, expresa Cristóbal Wulf, jefe de producto camiones de Salinas y Fabres.

La industria minera se suma a estos requerimientos donde el punto de partida son los frenos ABS. “En general, hay una apuesta por replicar la tecnología que está en los vehículos particulares y llevarlos a los de gran tamaño. Sin embargo, lo que está por llegar son camiones que tienen la capacidad de adelantarse a los accidentes y evitarlos”, añade Wulf.