Extra

La última tecnología detrás de los neumáticos

Efraín Moraga 07/08/2017

Mejor tracción, mayor control y una construcción más sustentable, son algunas de las claves de la siguiente generación de bandas de rodadura, las que ya no solo apuntan hacia la durabilidad de sus componentes, sino que se la juegan por una filosofía más eficiente.

La irrupción de automóviles de mayor potencia y prestaciones deportivas aumentó la demanda de tecnologías que permitan una transmisión más eficiente de la energía generada por los motores de alto desempeño. De esta manera es que fabricantes como Goodyear y Michelin han lanzado al mercado una serie de modelos que apuntan a mejorar la conducción en condiciones adversas, pero sin descuidar la sustentabilidad y vanguardia de sus materiales.

La creciente demanda de automóviles tipo SUV deportivos ha volcado a la industria a desarrollar neumáticos de alto desempeño, donde la tracción y el control son dos aspectos fundamentales, debido a la potencia y peso de este tipo de vehículos. Así, es que Goodyear crea el EfficientGrip SUV, un neumático ideal para camionetas ligeras y automóviles utilitarios.

La principal novedad de este nuevo modelo de Goodyear es que se trata del primer neumático en la industria en utilizar una tecnología a base de sílica, cuya materialidad ofrece una mejor tracción sobre mojado y a la vez, una mayor resistencia a la rodadura, lo que permite un ahorro adicional de combustible, un aspecto fundamental a la hora de hacer un conteo de huella de carbono y eficiencia al volante. Además, mejora de forma considerable el poder de frenado de los vehículos.

“En Goodyear hemos trabajado para crear esta línea de neumáticos de alto desempeño, que le ofrecen al consumidor, un valor agregado al de un neumático estándar. Son neumáticos más sofisticados que por sus características y compuestos, tienen un mejor desempeño, son más resistentes, permiten ahorro en combustible, brindan confiabilidad y una mejor experiencia de manejo al conductor”, señaló Vinicius Sa, director de Producto Consumidor de Goodyear América Latina.

Del mismo modo, Goodyear presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra, el Eagle-360, un revolucionario neumático esférico cuya tecnología se basa en un polímero súper elástico, el que posee una flexibilidad similar al de la piel humana, permitiéndole adaptarse a las distintas condiciones del pavimento y mantenerse flexible independientemente del volumen del vehículo.

La novedad del Eagle 360 es su superficie, la que está cubierta por una serie de sensores que permiten que el neumático posea un recubrimiento similar a una piel biónica. Así, el prototipo puede analizar su propio estado, además de recopilar información de su entorno y de las condiciones de la autopista.

Michelin tampoco se queda atrás y en el marco del Movin´On 2017, la marca francesa lanzó el VISION, un neumático concept que consiste en un concentrado de tecnologías de vanguardia, las que fueron desarrolladas en conjunto con los propios usuarios bajo la modalidad de co-construcción.

Este modelo es considerado uno de los más revolucionarios de la industria, debido a que también combina la función de rueda y neumático en una sola unidad, además no necesita aire y se puede personalizar.

Esto lo logra gracias a que el modelo suprime el aire en beneficio de una estructura alveolar capaz de soportar el vehículo, asegurar la solidez de la rueda y garantizar el confort y la seguridad la conducción, así como una larga duración. De esta manera, el neumático no puede ni reventarse ni pincharse. Transformándose en un salto revolucionario para la industria en materia de seguridad.

Del mismo modo, el neumático de Michelin está equipado con sensores, los que informan en tiempo real sobre el estado de la banda de rodadura. Además, mediante la aplicación móvil de la marca, es posible fijar una cita para cambiar el tipo de uso del neumático, según las necesidades del conductor y el tipo de terreno.

El neumático también innova al incorporar un revolucionario proceso de fabricación por medio de la estandarización de la impresión en 3D, la que le permitirá a la marca replicar el modelo de manera masiva reduciendo los costos de elaboración y distribución. A su vez, esta nueva tecnología simplifica la producción de bandas de rodadura de alta gama, que suele conllevar complejos procesos de producción.

El modelo también innova en otras áreas, puesto que fue creado a partir de materiales de origen biológico y biodegradable que, a la vez, minimizan su huella medioambiental. Además, su proceso de desarrollo fue pionero al aplicar el modelo de co-construcción, bajo el que se encuestó a 90 usuarios, repartidos en cuatro paneles en todo el mundo, sobre su relación con la movilidad. Del mismo modo, su profundidad se reduce también para usar menos materias primas y eso le permite ser más ligero.