Extra

Geobusiness: la transformación radical del sector inmobiliario

Daniel Fajardo 19/06/2017

La decisión de dónde construir un proyecto de casas o departamentos ya no se toma sólo con olfato. Hoy, el mercado tiene cientos de variables y millones de datos que se cruzan.

Cantidad de áreas verdes, datos socio-económicos, edad, ingreso familiar, colegios cercanos, acceso a autopistas e incluso cantidad de personas que transitan en un lugar, son datos que hoy se pueden tomar de un barrio o un paño y decidir si es apto para construir un edificio o un condominio.

¿La fórmula?: geointeligencia aplicada al sector inmobiliario, que no sólo incluye a quienes construyen y ofrecen viviendas, sino también a quienes buscan o quieren invertir en propiedades. Por ejemplo, gracias a la georreferenciación y el cruce de una serie de datos más, ZoomInmobiliario pudo establecer cómo ha evolucionado en alza de precios de casas y departamentos cercanos a las 28 estaciones de Metro de las próximas líneas 3 y 6 del Metro.

Concluyeron que los precios de las propiedades de hasta 1.000 metros a la redonda de las futuras estaciones han subido entre 16% y 44% desde 2014 a la fecha por metro cuadrado. El crecimiento más importante está en los departamentos aledaños a la Línea 6, con un valor promedio del metro cuadrado que ha subido de UF41 en 2014 a UF59 en 2016. “El área inmobiliaria es tan importante en el negocio de la georreferenciación, que hace años nos dimos cuenta que era una de las verticales clave”, explica Mariano Berazaluce, gerente general de ZoomInmobiliario, y agrega: “Cuando alguien está adquiriendo una propiedad, también está comprando un entorno, por lo que éste es parte clave del producto final. Por otro lado, es también una herramienta clave para las inmobiliarias. Es muy raro encontrarse con alguna que haga todo a pulso”.

Variables geoespaciales

Por su parte, Claudio Retamal, geógrafo y analista del área de estudios de Portalinmobiliario.com, confirma que muchos aspectos de este mercado son explicados por variables geoespaciales, en donde se encuentran aspectos que añaden plusvalía a las viviendas, “como estaciones de Metro, áreas verdes, servicios, accesibilidad, entre otras; así como también aspectos que quitan plusvalía como densidad alta, contaminación acústica, inseguridad y congestión”, dice Retalamal.

Incluso, hay otros datos como las normativas de los PRC que se deben tener presente ante cualquier construcción. Todas estas variables pueden conjugarse en los Sistemas de Información Geográfica (SIG) y entregar una información fundamental para la toma de decisiones de un proyecto, que finalmente puede influir de forma relevante en el éxito de este.

Y es tanto el grado de especificidad que se puede lograr que incluso – como señala Berazaluce-, “gracias a los algoritmos en otros países se está empezando a segmentar proyectos por elementos como edificios para ciclistas y otros temas bien específicos. En ese aspecto, aún nos falta un poco como país”, apunta el gerente general de ZoomInmobiliario.

Opinan las inmobiliarias

Los principales usuarios de este tipo de soluciones tecnológicas concuerdan que son una herramienta fundamental. Por ejemplo, Enrique Joglar, gerente de Desarrollo de Inmobiliaria Indesa cree que contar con herramientas de geobusiness es fundamental para proyectar nuevos barrios, bajo los parámetros de eficiencia. “La utilización de análisis geoestadístico, basado en información de mercado, es relevante, ya que el entorno tiene una inteligencia que revela áreas de mejora. Por otro lado, el uso de inteligencia de mercado permite acotar el target y dirigir el marketing al público objetivo que tiene cada proyecto”, dice Joglar.

María de la Luz Valdés, gerente comercial de Brotec-Icafal asegura que hoy, lo primero que hacen los clientes es conectarse a internet para buscar información y cotizar un proyecto. “Por ello, creamos en nuestra página web la sección Conoce tu barrio, que permite sumar argumentos objetivos a la toma de decisión de compra de un departamento o casa, ya sea para vivir o invertir”, señala Valdés.

En ella se pueden, por ejemplo, ubicar geográficamente los proyectos, los diferentes puntos de interés alrededor del mismo, como colegios, malls, supermercados, restaurantes, etc., y las distancias más convenientes entre el proyecto y dichos puntos. “Incluso se puede establecer la dirección del trabajo de quien cotiza, anticipando tiempos de traslado”, agrega la ejecutiva de Brotec-Icafal.

Con respecto a un sector más acotado, Diego Croquevielle, gerente general del proyecto Santa Elena de Chicureo, indica que más del 85% de las visitas a su página web son usuarios que están en el rango etario entre 25 y 54 años, y casi un 80% de las visitas se realizan desde dispositivos móviles o tablets. “Entendiendo el perfil del usuario y en general el poco tiempo que la gente dispone, es importante tener una versión web responsiva con la cual el cliente pueda buscar información, cotizar un proyecto y contar con un sistema de geolocalización que te dirija a la ubicación, sin necesidad de abrir tantas aplicaciones o sesiones”, concluye Croquevielle.

Mapeo para la seguridad ciudadana

La compañía Motorola lanzó hace unas semanas una solución denominada como “Comunicaciones Inteligentes como Servicio”, modelo que permite a organismos de seguridad pública y de respuesta a emergencias, acceder a aplicaciones móviles de seguridad pública, un tema clave en la seguridad de los barrios.

Entre sus aplicaciones está una de “mapeo”, que permite la colaboración basada en la ubicación espacial, mostrando a los policías (u otro tipo de oficiales de seguridad) más cercanos, estableciendo rápidamente grupos de comunicación georreferenciados y basados en voz o texto con oficiales de los alrededores.