Extra

Big data, IoT y 5G: las tecnologías que buscan cambiar la ruta

Paula Núñez 22/06/2017

El transporte de carga ya no se concibe sin tecnología. No se trata sólo de conectar un dispositivo GPS a una central. Las redes móviles 2G, 3G , 4G y futura 5G prometen optimizar el funcionamiento de la logística y hacer más eficiente el negocio.

Transmitir constantemente información sobre la ruta, el estado del motor e incluso el nivel de combustible, son algunas de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías como el Internet de las Cosas (IoT) sumado a las nuevas generaciones de redes celulares.

Gracias a la instalación de dispositivos en los propios camiones, se puede saber dónde están ubicados los vehículos, qué necesitan, cuál es su ruta, tiempos de demora e incluso detectar en qué están fallando. “A través de sensores es posible adelantarse a grandes fallas. A través del monitoreo, control y gestión de transportes y flotas de vehículos se pueden mejorar los índices de seguridad y productividad de empresas. Lo que hacemos es buscar soluciones para prevenir y mitigar todo tipo de accidentes y advertimos en línea las fallas”, dice Pablo Borgeaud, gerente general de TrackTec, empresa que desarrolla tecnología en Chile para dar respuesta a las necesidades de este tipo.

Las empresas de transporte ven en el análisis de datos móviles una alternativa concreta a la monetización y generación de nuevos productos enfocados a los aspectos de principal interés como el funcionamiento del camión. Entre las aplicaciones de gestión de flotas que utilizan los operadores de transporte y logística que hay disponibles actualmente en el mercado están: la localización automática de vehículos (AVL), telemática/telemetría, botón de pánico, comunicación voz/grupo (por ejemplo, push-to-talk), aplicaciones de gestión del tráfico y circuito cerrado de televisión. Sin embargo, con la evolución de las TIC aplicadas a los Sistemas de Transporte Inteligente (ITS, por su sigla en inglés), hay nuevas aplicaciones que avisan automáticamente al conductor de un problema en el motor de un auto y reserva un espacio en el taller del distribuidor para su reparación.

Entre 2015 y 2020, el 40% de empresas dedicadas a la logística habrá tomado a la disminución de los tiempos de entrega como medida clave en la inversión tecnológica del sector, de acuerdo a un estudio de Zebra Technologies. En este estudio, el 51% de los profesionales comentó que ya había planificado aumentar la inversión en sistemas de localización en tiempo real para hacer seguimiento de los activos y supervisar el inventario, cifra que aumentaría al 76% en 2020.

Para Alberto Rodrigues, director de Soluciones de IoT de Ericsson Latinoamérica, la gestión tecnológica es clave. “Las TIC pueden entregar soluciones de gestión de flotas y gestión de tráfico, sobre la base de las condiciones de tráfico en tiempo real en las rutas, los tiempos de espera se pueden reducir, teniendo la posibilidad de ajustar los horarios de la flota”, comenta.

Sistemas inteligentes

Pero la tecnología no sólo se está aplicando a las “máquinas”, sino también a la infraestructura urbana. Por ejemplo, cuando un automóvil tiene algún problema o hay una situación extraña dentro de la ruta, un sensor lo detecta y en segundos, se dispara una alarma. De esta manera, en menos de 10 minutos puede llegar un vehículo de asistencia a un auto que esté en panne en una de las autopistas urbanas del Gran Santiago. Incluso menos. Las cámaras se han convertido en el “desde”. Internet de las Cosas, big data, video IP, detección automática de incidentes, detección de incendios, control de ventilación, iluminación, suministro de energía, megafonía y captura de datos ambientales, entre otros son parte de lo que se denomina Sistemas Inteligentes de Tráfico (ITS).

Para este proyecto Indra destinó cerca de US$1,8 millones en tecnología para la gestión integral del túnel Chamisero 2, de la concesionaria Autopista Nororiente. El proyecto contempla la integración de los sistemas de seguridad y control de tráfico de la nueva infraestructura de 1,6 kilómetros. Tendrá un sistema de videovigilancia con detección automática de incidentes. “El alto nivel de automatización de las operaciones facilita la gestión rápida y precisa de todo lo que ocurre en el túnel”, comenta Marcelo Peñailillo, director de mercado Transporte y Tráfico de Indra en Chile.

A raíz de la integración de la red 4G y en 2020 con la llegada del 5G se permitirá hacer análisis de datos en tiempo real a través de las redes celulares, lo que permitiría optimizar los procesos. Entre las posibilidades está el cambio de ruta a raíz del análisis de datos.

“Hoy es posible realizar una mejor captura de datos en tiempo real para que los gestores de flotas puedan conocer realmente lo que está pasando y tomar las decisiones para mejorar su funcionamiento. Esto está muy en sintonía con las tendencias mundiales como la IoT, autos conectados, vehículos autónomos y el manejo de big data”, explica Raúl Aránguiz, gerente general de TomTom Telematics en Chile.

El ejecutivo señala además que hay sistemas muy sofisticados que permiten distinguir cuándo hay que hacer cambio de luces. Si bien el punto de partida está dado con el GPS y el rastreo, hoy las opciones son muchas. Por ejemplo, cuentan con una plataforma llamada Optidrive, que mide desde el computador a bordo ocho parámetros que permiten determinar si un conductor es bueno o malo. A través de la plataforma somos capaces de jerarquizar su performance frente a la de otros, además de establecer si se excede en velocidad, si frena de manera brusca, cómo hace uso de las marchas o incluso si se sale de las pistas. “Esto le ayuda muchísimo a las empresas porque permite hacer una mejora continua. Después de esa variable, se habla de integrar a la tecnología del vehículo a la logística”.