estudio

Extra

El aporte de las mentes chilenas a los problemas locales

Daniel Fajardo 19/04/2018

Un sistema para evitar que las grandes maquinarias de la minería sufran tanto daño o conocer a fondo cuál es el genoma de gran parte de los chilenos, son parte de decenas de proyectos de investigación que aparecen en aulas, laboratorios y estudios de campo en universidades locales, gracias -en parte- al financiamiento de Conicyt. Aquí algunos ejemplos.

MATEMÁTICAS bioenergía, salud y minería tienen algo en común. Todos son temas que entusiasman a alumnos y profesores a participar de los Centros Científicos y Tecnológicos de Excelencia, a través de los Fondos Basales del Programa de Investigación Asociativa (PIA). Y aunque existen líneas de investigación en todas las áreas, destacan en aulas, laboratorios y trabajo de campo, algunas preferencias por resolver problemas locales.

Por ejemplo, una serie de centros universitarios están enfocados en definir cuál es la identidad genética de los chilenos. Así de simple. Pero encontrar el patrimonio biológico de nuestro país no es tan fácil. En la iniciativa, participan por la Universidad de Chile: el Centro de Regulación del Genoma (CRG), el Centro de Gerociencia Salud Mental y Metabolismo (GERO), el Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas (ACCDiS) y el Centro de Modelamiento Matemático (CMM). Además, también es parte el Instituto Milenio de Biología Integrativa de Sistemas y Sintética (MIISSB), de la Universidad Católica.

Hasta el momento, el proyecto denominado como “1000 Genomas” ya logró descifrar los datos genéticos de más de 30 chilenos y 50 especies no humanas. “Hay un patrimonio escondido en el genoma de las especies en Chile que tenemos que poder aprovechar y rescatar”, comenta Miguel Allende, director del CRG. Por su parte, Alejandro Maass, director del CMM agrega: “nadie se va a hacer cargo de los genomas de los chilenos y de sus especies nativas si no lo hacemos nosotros”.

La iniciativa pretende implementar además una plataforma informática que pueda recoger y analizar este gran volumen de datos que abarca desde la toma de muestras hasta la secuenciación, en la que participará el Proyecto Cohorte del Maule (MAUCO), pionero en su tipo en Chile, mediante el cual el ACCDiS está estudiando por diez años la salud de 10 mil personas de entre 38 y 74 años.

Con esta experiencia estamos alcanzando un nivel similar a lo que hay en los países desarrollados, como es el caso de China que está analizando el genoma de 1 millón de habitantes y de países de Europa, que acaban de lanzar programas para analizar 100 mil personas.

Sensor minero

En otro ámbito totalmente diferente, pero siempre con foco en lo local, el Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y Nanotecnología (Cedenna) de la Universidad de Santiago de Chile, trabaja en múltiples áreas, tales como diseño de envases nanotecnológicos o filtros para la remoción de arsénico en conductos acuosos.

Pero en el área minera, está abordando el problema de la detección de materiales “inchancables”, los cuales provocan detenciones no programadas, disminuyendo la capacidad productiva y exponiendo al personal a ambientes altamente peligrosos.

La inquietud fue tomada por los doctores Álvaro Espejo, Dora Altbir, Juliano Denardín y Nicolás Vargas, junto al ingeniero físico Carlos Eugenio, quienes diseñaron un sensor portátil inalámbrico, altamente sensible a los cambios donde se instala.

Así comenzó el proyecto para crear un sensor capaz de detectar fracturas que anticipen el quiebre en los dientes de las palas que recogen el material rocoso y lo trasladan a la chancadora. Estos dientes se van desgastando debido al impacto con los distintos tipos de roca y, en ocasiones, se desprenden durante el proceso de excavación y “carguío”, cayendo a la moledora junto con el mineral.

Sin embargo, debido a su tamaño y material de construcción, en lugar de molerse, atoran la máquina de chancado, deteniendo el proceso, el cual se debe detener para extraerlo, y así, permitir que la chancadora vuelva a funcionar. “El sensor permite monitorear en tiempo real fracturas de elementos metálicos en la minería. Tiene un carácter innovador frente a lo que actualmente está disponible en el mercado, basado en propiedades que surgen a escala nanométrica”, señala el Dr. Nicolás Vargas, quien actualmente realiza una pasantía postdoctoral en la Universidad de California San Diego, en Estados Unidos.

La Dra. Dora Altbir, por su parte, indica que “La nanotecnología ofrece soluciones que tienen gran impacto y resulta muy motivador poder mostrar que la ciencia chilena entrega soluciones que aporten al desarrollo de sectores estratégicos del país”