Guillermo Satt

Evasión

Surf: el “nuevo” golf de los ejecutivos jóvenes (corregida)

Efraín Moraga 13/02/2018

Mayor oferta y una propuesta más desafiante, son las principales razones por las que cada vez más ejecutivos -millennials principalmente- se suman a la práctica de este deporte. Muchos de sus aficionados se han iniciado en otras disciplinas entes de enfocarse en las tablas.

HACE unas semanas, la revista especializada Radical Surf Magazine explicaba por qué los CEOs de las grandes compañías debían practicar el surf, el trabajo en torno al equilibrio, fuerza y coordinación, son algunas de las causas.

Y es que cada vez son más los profesionales jóvenes del mundo de los negocios y finanzas a los que ya no les interesa practicar golf o polo, sino que prefieren adentrarse en las olas y desafiar la rudeza del clima.

“La mayoría son ejecutivos jóvenes solteros, quienes igualmente practican algún tipo de deporte u disciplina en la semana y a quienes, sobre todo, les gusta el aire libre. Incluso, algunos practican dos deportes outdoor con fuerza: snowboard en invierno y en verano, continúan en el mar. A pesar de que se trata de disciplinas distintas, en ambas se requiere el trabajo de coordinación, fuerza y equilibrio”, señala Alonso Guevara, surfista y experto de Surfers Paradise. La diferencia es que mientras los deportes blancos se pueden practicar, en promedio, cuatro meses al año, las olas de Pichilemu y Puertecillo, por ejemplo, esperan por surfers todo el año.

Es que la nueva generación no quiere un pasatiempo tranquilo, buscan algo adrenalínico que les permita desconectarse de la vorágine de la semana laboral. “Además de la conexión con la naturaleza y la adrenalina, el deporte en sí es físicamente muy intenso. Te permite escapar de la capital y la rutina y pasar tiempo con personas que no necesariamente piensan igual”, dijo Nicolás de Camino, director de gestión de activos de BTG Pactual Chile, a Bloomberg. Él, al igual que un sinfín de aficionados, revisa de manera constante sitios web como Windguru, Surfline y Magicseaweed para saber dónde estarán las mejores olas, y los viernes por la noche, junto a su tabla, parte en busca de ellas.

Se trata de una actividad que suele generar un amor a primera vista. “Hice un viaje en bus entre Vitacura y Mancora (Perú), el que me tomó unos cuatro días y medio. Llegué y vi que era un deporte que en ese lugar se practicaba habitualmente, entonces me compré una tabla y me inicié con uno de mis mejores amigos. Después volví a Chile y continué. Desde el 2005 que lo hago con regularidad”, cuenta Juan Pablo González, gerente de Leasing de BBVA Chile.

Una de las razones del avance de este deporte entre los ejecutivos jóvenes es el incremento de la oferta. “Está creciendo y expandiéndose el surf. Cada vez hay más tiendas especializadas y ha aumentado el grado de compromiso por parte de quienes se interesan en esta disciplina. También se ha desarrollado en mayor medida la competencia a nivel nacional”, dice Guevara.

Además, los expertos comentan que el desafío que representa este deporte es un factor que ha favorecido su expansión. “El atractivo para los ejecutivos jóvenes tiene que ver con lo difícil que es aprender a surfear. Se trata de uno de los deportes de tabla más complejos de practicar”, explica Christian Acevedo, socio de El Ruco, una tienda de surf premium.

Consejos

Los expertos comentan que lo fundamental para partir en este deporte es seguir sus procesos adecuadamente. “Lo más importante es que no se salten la etapa de aprender a surfear. Normalmente las personas entre 26 y 35 años quieren iniciarse con una tabla que les sirva para después y eso es un error. Es ideal una tabla híbrida o minilonboard, quizá no tan grande, pero sí que le dé mayor flotabilidad y estabilidad”, asegura Acevedo.