evasion restaurante

Evasión

Sabor y esencia india

PULSO 04/10/2017

Por Carolina Krümmel, @krummelcarolina. SOUL OF INDIA RESTAURANT. Calificación: Tal vez regresaría en el corto plazo.

Buscando comidas entretenidas que nos acerquen al sur de Asia, visitamos Soul Of India, restaurante especializado en gastronomía proveniente de esas latitudes. Establecido el 2008, se ubica en el eje vial de Vitacura, muy cercano a Alonso de Córdova. La ambientación es cálida y tiene una marcada reminiscencia patrimonial de aquel país, que se complementa con detalles decorativos propios de su cultura, algo que queda claro en su interior.

El restaurante cuenta con una extensa y variada carta de platos, al igual que la gastronomía india. Se puede encontrar todo tipo de preparaciones y especialidades en base a vegetales, pollo, cordero, pescado y camarones, además de distintos acompañamientos e ingredientes importados directamente desde la India. La mayoría de los platos se presentan bajo su nombre tradicional, con ciertas reseñas en español e inglés.

Siguiendo las sugerencias de Don Harry, el dueño, seleccionamos una serie de platos bien populares, que incluían los ingredientes más relevantes de la gastronomía. Cabe destacar que la mayoría de los sabores de la India se caracteriza por el uso significativo de especias como el cardamomo, la cúrcuma y el comino, entre otros.

Para beber elegimos “mango lassi”, un jugo batido en base a yogurt y pulpa, de gran tamaño, muy dulce y bastante espeso ($4.500) y un jugo de pulpa de frutilla; de atractiva presentación en cuanto a color, cuerpo, sabor y aroma ($3.500).

Como entrada, degustamos cuatro unidades de samosa, empanada típica ($5.900). De entretenida forma piramidal, la masa frita crocante y delgada de color amarillo homogéneo, cubría un relleno picante elaborado en base a una mezcla de especiadas verduras que conservaban su textura: papas cocidas, arvejas y pasas rubias. El sabor se equilibraba bien con dos salsas en base a yogurt: una de un pintoresco color verde donde predominaba la menta por sobre el cilantro y el ajo; y otra de notas blancas donde el pepino aportaba frescor.

De las especialidades de pollo; elegimos como plato de fondo “butter chicken” ($8.900) acompañado de “tandoori kulcha”, uno de los panes de mayor consumo en India, con cilantro y cebolla ($2.900).

Como es la costumbre, cada especialidad se presenta por separado en una paila de metal, que además de conservar el calor de los alimentos por bastante tiempo, permite poder compartir de manera fluida con los demás comensales. Sobre un plato individual, cada uno se sirve a gusto.

Tiernos trozos de sabroso pollo horneado al “tandoor”, horno típico usado en este tipo de gastronomía, se sumergían en una suave salsa de tomate con crema de almendras y leves notas de coco. Al degustarlo, el sabor dulce de la salsa poco a poco se desvanecía en boca a medida que aparecía el sabor del pollo especiado, que predominaba hasta el final. El tandoori kulcha se sirve caliente y su masa de grosor medio y sin levadura, incorporaba trozos de cebollas y hojas de cilantro que le aportaban mayor complejidad.

De las especialidades de cordero, elegimos “rogan josh” ($9.900) que lo acompañamos con una porción de “basmati jeera rice” ($3.900). Largos y aromáticos granos de arroz perfectamente individualizados y sazonados con cilantro y comino, se fusionaban muy bien con los trozos de sabroso cordero cocinado a los brasas; que venían cubiertos de una salsa de tomate de brillante color rojo y persistente sabor a cebolla decorada de manera bastante simple con hierbas indias. En este plato predominaba por sobre todo el sabor semidulce que tenía además una alta persistencia en boca.

Siguiendo con nuestra selección en base a la tradición, saboreamos uno de los postres por excelencia: “gulab jamun” ($3.900); dos bolitas elaboradas en base a leche en polvo de granulosa textura, recién fritas y muy crocantes, se sumergían en un caliente almíbar de azúcar y cardamomo.

Elegimos además “gajar halwa” ($4.900), un budín de zanahoria, almendras y cardamomo, que también sirven caliente, cuenta con una textura más bien gruesa, propia de la zanahoria rallada, sabor bastante dulce y persistentes notas especiadas en el retrogusto. Ambos postres presentaban una trabajada y entretenida presentación.

El servicio fue gentil y ágil, pero lamentablemente no manejan muy bien las numerosas alternativas de la carta. Buena infraestructura en general y dispone de un escenario donde se realizan diversas actividades y espectáculos. Sin embargo, cuenta con servilletas de papel y no tiene estacionamiento.

SOUL OF INDIA RESTAURANT Restaurante de Cocina India Av Vitacura 4111, Vitacura. F: 2.22282825