2009254_500.jpg

Evasión

Cuando el sombrero se impone con estilo

Francesca Geroldi

De ala larga caída, tipo cowboy y copa alta, son algunos de los estilos a estrenar esta temporada. Ya debutados por actores y modelos internacionales, algunos están disponibles en tiendas locales.

En algunos lugares marcan estatus, en otros protegen del sol y el frío. Sin embargo, el consenso es amplio si a elegancia y estilo refiere. Es que, pese a su multiculturalidad, el sombrero es sin duda un de los principales atuendos a la hora de lucir bien. 

Una historia milenaria, asumida desde los egipcios, griegos e indígenas americanos, cuyos modelos han sido retomados por diferentes diseñadores, con creaciones exóticas que impresionan en las pasarelas internacionales. Todo, para aquellos amantes de este accesorio un tanto olvidado, según los expertos.  

“Partiendo de la base que todo objeto es un artificio, vale decir ‘arte-facto’, siempre va a estar cargado de significados, cumpliendo tres funcionalidades: práctica, simbólica y estética. En esta línea, el sombrero nace como un requerimiento práctico de protección que sirve para identificar género masculino o femenino a la que se suma la funcionalidad estética”, precisa Óscar Ríos, académico de la Escuela de Diseño de la Universidad Diego Portales e historiador del diseño en Chile. 

Misma utilidad que para esta temporada, aparece cargada de liviandad, gracias a materiales como la paja e hilos finos. Así lo indica  la columnista y bloguera de moda, Pamela Uribe. “En las mujeres, predominarán los estilos de ala larga caída, hechos con hilos ligeros, ideales para la playa y la ciudad. Se suma el Cowboy Style (pensado también para ellos), que acaba de ser presentado en el Mercedes Benz Fashion Week Madrid”, destaca.

Agrega a la lista, el sombrero IT de hombre, un atuendo de copa alta estrenado ya por el cantante y productor musical Pharrell Williams, antes de que fuera subastado por US$43 millones. “A diferencia de este clásico, su centro es blando y extremadamente alto (casi desproporcionado), de alas bastante cortas y hecho de paño. Fue creado por la extravagante Vivienne Westwood”, afirma Pamela.

Pero, el diseño más prometedor para los días soleados será el “minimalista”. Vistos ya en los Street Styles de las principales capitales mundiales de la moda, se trata de gorras típicas que desafían los últimos estilos irreverentes, ad hoc a las prendas sport-chic (deportiva) y urbanas.

Para comprar

Una novedosa lista de diseños, que de apoco se adhiere a las cabezas de los chilenos. Es el caso de la línea femenina “Capelina” ofrecida por la sombrería Brown, cuyas alas largas están hechas en rafia, teñidas en colores que van desde el blanco, camel y negro. Disponibles en todas las tallas, sus terminaciones han resaltado por modistos internacionales. En hombres, la tienda apuesta con el “Fedora” (confeccionado también en rafia) y el “Panama Indiana Juvenil”, uno de los más cotizados por sus clientes. Más en sombrerosbrown.cl. 

Le sigue la sombrería Gonzalo Del Piano, con diseños que mezclan elegancia y vanguardia europea. Ofrecidos en tonalidades que van desde el rojo italiano al café oscuro, la muestra de sombreros para mujer, está hecha principalmente de rafias y pajas. En el caso de los hombres, los hay de copa alta y guayaberos, elaborados con fibras delgadas y livianas. Sobre sus precios más información en sombrerosdelpiano.cl.

Pese a ser más gruesos, desde el Asia-Pacífico aparece lo nuevo de Aussie, unas estilosas gorras australianas hechas de cuero fino y algodón, especiales para temperaturas más tropicales. Destacan aquí la Fancy Bucket, la Hiking Cotton y la Riding Bucket (aussie.cl).

Una lista amplia que, a pesar de tener su público, su uso se ha deteriorado en el tiempo. “Diferente a lo que tradicionalmente se hacía, hoy nadie va a un concierto o a un partido de fútbol con sombrero, salvo el ‘hipster’ actual con un gorro tipo Sherlock Holmes”, dice Oscar Ríos. Añade que en el caso de las mujeres, el sombrero mantiene esa nostalgia de la tradición inglesa en el club hípico, con una elegancia moderna al estilo Coco Chanel, aunque cargada de connotaciones de rango social. “Al sombrero le ocurre hoy que junto al práctico paraguas, es proclive de dejarlo olvidado en el metro o la farmacia de turno. Por ello, para primavera-verano recomiendo tomar un rico café en una terraza disfrutando de la ciudad, más allá del infaltable sombrero”, sugiere el académico.

Archivos relacionados