Empresas & Mercados

Wanda, la firma emblema del endeudamiento corporativo de China

Francisca Guerrero 17/07/2017

Las autoridades del gigante asiático pusieron sus ojos en este coloso del entretenimiento y del sector inmobiliario por su alta deuda. La empresa está tratando de abordar el problema y la semana pasada anunció la venta de parte de su negocio.

Es propietaria de la segunda cadena cinematográfica más grande de Estados Unidos y de The Hoyts Group; el estadio del Atlético de Madrid en España lleva su nombre y ha comprometido millones de dólares para desafiar a Walt Disney. Se trata de Wanda, una gigante que encarna a la perfección las ambiciones globales de China, pero como buena representante de su país, también arrastra los problemas de una pesada deuda.

Propiedad del segundo hombre más rico de la potencia asiática, Wang Jianlin, bajo el alero del grupo están Wanda Properties International y Wanda Hotel Development, que representan sus orígenes en el sector inmobiliario, y otras ocho firmas que dan cuenta de su contundente avance en el área de la entretención, entre ellas AMC Entertainment y la productora hollywoodense Legendary, responsable del film Inception.

Pero aunque el negocio ha resultado prolífico, el grupo ha reconocido, sin dar cifras específicas, un alto endeudamiento, que junto con el rápido avance de sus inversiones en el extranjero, lo pusieron en el centro de las preocupaciones de la Comisión Reguladora Bancaria de China (CBRC, sigla en inglés), que colocó a la compañía en un listado en el que se cuentan las cuatro empresas con más inversiones fuera de China, a las cuales se les solicitó información extra sobre su exposición.

“Algunas grandes empresas son de hecho el foco de nuestra atención en los riesgos sistémicos, porque una gran empresa tiene una gran exposición al riesgo para los bancos y podrían transmitir a otras compañías”, indicó en esa oportunidad Liu Zhiqing, subdirector general de la oficina de regulación prudencial de la CBRC.

Rápida respuesta

El lunes pasado, dos semanas después del llamado de atención del regulador, se hizo pública una de las respuestas de Wanda ante las preocupaciones.

En el acuerdo más grande en el sector de propiedades en China, Wanda acordó la venta de 13 proyectos de turismo, incluyendo el parque temático “Wanda City”, y 76 hoteles a su compatriota Sunac por 63.200 millones de yuanes (US$9.300 millones).

De acuerdo a declaraciones de Wang al semanario chino Caixin, a través de la venta de estos activos la deuda “caerá drásticamente”, agregando que “los fondos que se devuelvan de todo esto se usarán para pagar los préstamos y se planea devolver la mayoría de los préstamos bancarios dentro de este año”.

Además, la venta de los activos permitirá una transferencia de US$2.200 millones de deuda neta asociada a Sunac, según Citi.

La noticia fue celebrada por el mercado, con un avance diario de 74% en las acciones de Wanda Hotel Development el pasado lunes, cuando se anunció el acuerdo.

“Wanda podría ser capaz de reducir su deuda a través de la venta de las propiedades y esta estrategia podría despejar el camino para su lista de acciones A”, dijo a Bloomberg News, Chuanyi Zhou, analista de crédito de Lucror Analytics. De todas maneras, destacó que “no está claro si la venta de sus proyectos de turismo es buena para ellos, sobre todo porque los proyectos de cultura turística son los más importantes para la compañía.

En efecto, la venta de la mayor parte de sus proyectos de la “Wanda City”,  el plan multimillonario de un parque temático y hoteles, debilita las ambiociones del grupo por competir con Walt Disney, aunque pese a la venta, la marca Wanda seguirá en el nombre del recinto de diversión y formarán parte de su administración.

Por otra parte, el acuerdo con Sunac facilitaraáa la unidad de propiedades de Wanda su apertura  en la bolsa de Shangai a fines de año, como aspira la compañía tras su salida del mercado de Hong Kong.