2207626_500.jpg

Empresas & Mercados

Volkswagen denunciada por obstruir investigación sobre sus autos contaminantes en EEUU

AFP 08/01/2016

"La colaboración de Volkswagen con los estados ha sido irregular y,  francamente, se parece a la de una empresa que busca negarla mas que a la de  una que busca dejar atrás una admitida cultura de engaños", dijo el fiscal  general de Nueva York Eric Schneiderman. 

Volkswagen (VW) no ha cooperado con  estados de Estados Unidos en las investigaciones sobre la tecnología empleada  para falsear la cantidad de gases contaminantes emitidas por sus autos diésel,  dijeron el viernes dos fiscales. 

La empresa no cumple plenamente con sus promesas de colaborar, dijeron en  un comunicado los fiscales generales de Nueva York y Connecticut, que encabezan  las investigaciones en más de 40 estados que son paralelas a las del gobierno  federal. 

“La colaboración de Volkswagen con los estados ha sido irregular y,  francamente, se parece a la de una empresa que busca negarla mas que a la de  una que busca dejar atrás una admitida cultura de engaños”, dijo el fiscal  general de Nueva York Eric Schneiderman. 

Añadió que VW demora en presentar documentos, dice que aplaza respuestas  hasta que concluya su “investigación independiente” e invoca leyes de  privacidad alemanas para no suministrar a autoridades estadounidenses correos  electrónicos de sus  ejecutivos, explicó. 

“Nuestra paciencia con Volkswagen se está agotando”, remarcó Schneiderman. 

El fiscal general de Connecticut, George Jepsen, dijo que los estados  “buscarán todos los mecanismos disponibles” para que VW asuma sus  responsabilidades.  

“Es frustrante que, a pesar de declaraciones públicas, prometiendo  colaboración y el deseo expresado de resolver las varias investigaciones (…)  Volkswagen está, de hecho, resistiéndose a colaborar invocando la legislación  alemana”, dic e Jepsen. 

Las declaraciones de los fiscales se conocieron dos días después que el  departamento de Justicia demandara civilmente a VW por instalar un sistema que  permitía a unos 600.000 autos diésel eludir deliberadamente los topes de  emisiones de gases contaminantes. 

La firma alemana ha admitido que instaló ese tipo de dispositivos en 11  millones de autos en todo el mundo entre 2009 y 2015.