Imagen Gonzalo-Vial-Concha

Empresas & Mercados

Tras exigencia de la banca, Gonzalo Vial Concha amplía mesa de Graneles y suma a independientes

María José Tapia 19/01/2018

A fines de 2017, Vial Concha repactó nuevamente sus pasivos. Luego de ello, se cambió el gobierno corporativo, ampliando a cinco el número de directores, agregando dos independientes y añadiendo nuevo estatuto para operaciones con partes relacionadas.

El pasado 20 de diciembre, Gonzalo Vial Concha fue parte de una nueva junta extraordinaria de accionistas de Graneles de Chile. Esta reunión, sin embargo, tuvo un cariz particular. La firma -controlada por Vial Concha, a través de Inversiones Graneles del Sur- realizó una modificación a sus estatutos en línea con profesionalizar la compañía. Ese día, se aprobó una ampliación del directorio, y la incorporación de directores independientes. Según se lee en el extracto publicado en el Diario Oficial, se decidió aumentar a cinco el número de integrantes, dos de los cuales debían ser independientes. Además se creó la figura del Comité de Directores, compuesto por tres miembros, donde dos serían justamente los integrantes independientes de la mesa.

Según comentan fuentes al tanto, el nuevo directorio se conformaría a fines de enero, y quienes asumirían serían personas absolutamente ajenas a Graneles de Chile, empresa de transporte logístico de alimentos y alimentación animal del país.

Tales cambios, sin embargo, no han sido al azar. A fines del año pasado, el grupo del hijo del controlador y fundador de Agrosuper, Gonzalo Vial Vial, cerró un nuevo acuerdo con la banca. En 2015, y tras acumular deudas cercanas a los US$400 millones, Inversiones Graneles -que incluye Graneles de Chile y Agrogestión Vitra- selló un acuerdo con diez bancos acreedores para renegociar del orden de US$200 millones por un período de dos años. Tras el vencimiento de ese pacto, se renegoció nuevamente con las instituciones financieras y ahora -al cierre de 2017- se concretó un nuevo contrato por ocho años, el cual puede repactarse y renovarse al año cuatro.

Conocedores al tanto de la situación precisan que tal acuerdo se alcanzó con una tasa bastante más conveniente que la obtenida en 2015, cuando la banca aún no creía en la capacidad de pago de Vial Concha. Y en base al flujo de caja de la firma y no sobre venta de activos como fue el primer convenio.

De hecho, fuentes cercanas aseguran que la situación financiera de la compañía ha mejorado ostensiblemente.

Si en 2011 la deuda bordeaba los US$700 millones, hace cuatro años -gerenciada por Juan Pablo Correa- ésta ya había disminuido a US$512 millones. Hoy -confirman conocedores- los pasivos ascienden a US$305 millones, de ellos US$175 millones son no operacionales, y US$130 millones operacionales. El acuerdo con la banca consiste en ir pagando cuotas anuales de esta deuda, además de un pequeño remanente que se lograría con venta de activos de negocios ajenos al rubro.

Habría sido justamente al alero de las tratativas con el sistema financiero donde se le exigió a Vial Concha profesionalizar la firma, modificando el gobierno corporativo. El objetivo fue acercarlo más a los estándares de las sociedades anónimas abiertas, entendiendo que Graneles es una Sociedad Anónima Cerrada. En ese marco, se decidió ampliar la mesa y sumar integrantes independientes a Graneles de Chile, lo que reemplazaría la figura de un veedor de parte de la banca. Aún más, según fuentes de los acreedores, se le exigió también optimizar las operaciones con negocios relacionados, ligados al empresario. Así, se sumó un nuevo artículo a los estatutos sociales. Se estableció que en este ítem, además de regirse por la regulación de sociedades anónimas cerradas, deberán ceñirse también por las disposiciones establecidas en el Título XVI de la Ley de Sociedades Anónimas, que justamente norma este tipo de transacciones en las sociedades anónimas abiertas y filiales. Y, aún más, se determinó que si esta última normativa llegara a exigir requisitos adicionales, diferentes o incompatibles con la regulación de sociedades anónimas cerradas primará -para la aprobación y celebración de operaciones con partes relacionadas- la Ley de Sociedades Anónimas.

Todo, con la finalidad de que Inversiones Graneles del Sur no vuelva a sobreendeudarse. De hecho, entre los acreedores ya estiman que en cuatro años la situación financiera de las compañías ya será la adecuada.