Empresas & Mercados

Transantiago: US$50 millones costarían los doce terminales que serán expropiados

Carla Cabello 05/07/2017

Ministerios de Transportes y de Hacienda evalúan la figura de financiamiento que se ocupará para tomar el control de estos establecimientos, los que están repartidos en ocho comunas de la capital.

Varias son las modificaciones a los contratos de los operadores del Transantiago que el Gobierno incluyó en la nueva licitación que estima se llevará a cabo durante este año. Las bases, que están siendo revisadas por la Contraloría General de la República, buscan mejorar el sistema de transporte público en la Región Metropolitana, que desde sus inicios ha dado más dolores de cabeza que soluciones.

Uno de los principales cambios, es que el Estado será dueño de los terminales. Con el objetivo de aumentar la competencia, se incluyó en este nuevo proceso de licitación la disposición de doce terminales para los oferentes que quieran adjudicarse alguna unidad de negocio, lo cual era considerado una importante barrera de entrada para nuevos operadores. Según fuentes al tanto del proceso, estos establecimientos -que en su conjunto suman 254.000 metros cuadrados- estarían evaluados en torno a los US$50 millones. Se trata de terminales repartidos en ocho comunas de la capital, donde los concesionarios almacenan y mantienen los buses del Transantiago.

Fueron varios los expertos que plantearon la necesidad de que el Estado contara con los terminales, por ser considerados activos estratégicos del sistema. Así, se buscaba ponerlos a disposición de los oferentes en la próxima licitación. Así, se reduciría este costo para las firmas y se garantizaría que compitan en igualdad de condiciones con aquellos que cuentan con depósitos de buses.

Es por esto, que en el documento que la semana pasada publicó el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT) con el contenido técnico sobre las bases de licitación del Transantiago, se detalla que el sistema pondrá a disposición del concesionario distintos terrenos con el fin de que éste opere y mantenga a su entero cargo, costo y responsabilidad los terminales de locomoción colectiva para el cumplimiento del programa de operación u otro tipo de inmuebles con infraestructura ya construida.

La toma de control de los terminales por parte del Estado será un proceso que se llevará a cabo de forma gradual. Es decir, desde el Gobierno no descartan que en un futuro se vayan incorporando nuevos terminales, considerando que en este proceso se licitará solo el 50% de la flota de buses del sistema.

El proceso contemplaría hacer una oferta inicial a las empresas propietarias de los actuales terminales, la que de ser rechazada derivará en una expropiación del terreno. Respecto a los recursos que se necesitarán para adquirir los terminales, la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Paola Tapia, señaló que se encuentran trabajando en una figura de financiamiento junto con el Ministerio de Hacienda, la que aún no está definida.

Eso sí, según detalló la secretaria de Estado, la adquisición de los terminales ya fue autorizada. “Ahora estamos en la fase de identificación de esos terrenos, para que una vez que tengamos consolidado el sistema de financiamiento, se pueda producir toda la cadena de trámite que comprende este proceso de adquisición o de expropiación de terrenos”, explicó.

Con todo, la ministra reiteró que “los terminales representan un activo estratégico relevante del sistema de Transporte y, como tal, era necesario disponibilizarlo para el nuevo proceso de licitación. Se trata en principio de doce terrenos que están distribuidos en las nuevas seis unidades de negocio y cuya superficie es la óptima para poder alojar a gran parte de la flota de los nuevos concesionarios de buses”.