Empresas & Mercados

Tarifas aéreas de Chile a Europa han caído 28% en el año y demanda sube 70%

Carla Cabello 19/05/2016

El cada vez más competitivo mercado aéreo ha desatado una fuerte ofensiva que ha derivado en una notoria caída en el valor de los pasajes, a lo que se suma una reducción de costos en hoteles, autos y cruceros. Se trata de una tendencia que favorece el ingreso directo a Europa, mercado que aumentará su oferta con la próxima entrada de British Airways al país.

La llegada de nuevas aerolíneas al cada vez más competitivo mercado aéreo internacional en Chile ha obligado a las compañías a mejorar su producto, rutas y servicios que ofrecen a los viajeros; y también, a bajar las tarifas. 

Esto a su vez ha provocado un inusitado interés por visitar el viejo continente. Sólo en lo que va del año, según datos de Despegar.com, las tarifas a destinos europeos han caído en promedio un 28%, considerando que al arribo de Alitalia se sumó la arremetida de Iberia, más la nueva oferta de LATAM entre Santiago y Milan, con escala en Sao Paulo. A consecuencia de ello, la demanda ha crecido hasta en 70%.

Así, el precio promedio para viajar a Europa, según la agencia de viajes, promedió en enero-mayo de 2015 US$986 por ticket, mientras que en lo que va de 2016 la media llega a US$710.

Según Ana María White, gerente comercial de vuelos en Despegar.com no sólo el pasaje aéreo ha bajado sino también los hoteles, arriendos de autos, cruceros y otros productos turísticos, segmentos en que se aprecian descensos de 14% y un 25% medidos en dólares.

Gracias a esta reducción de las tarifas, White también sostiene que la demanda aérea para viajar a Europa este año, comparada con la del año pasado ha aumentado en un 70%.

La mayor competencia conlleva ventajas para los usuarios y ha tenido un impacto significativo en un industria que ha mostrado un fuerte crecimiento en los últimos años. “Las principales razones que explican la disminución de tarifas son ingreso de nuevas aerolíneas a operar desde Chile a Europa, el alza del tipo de cambio, y la baja del precio del combustible”, indica White.

No es todo. Según cifras de la Junta Aeronaútica Civil (JAC), durante el primer trimestre de este año el tráfico de pasajeros desde Chile a Europa fue de 191.119 pasajeros. La mayor cantidad de personas viajó desde Santiago a España (108.562 personas).

La nueva oferta

Hace algunas semanas la italiana Alitalia inauguró la ruta directa Santiago-Roma, a través de cinco vuelos semanales y añadiendo a la oferta de vuelos al viejo continente 2.500 asientos. Ello permitirá transportar alrededor de 11.500 pasajeros al mes al viejo continente.

La decisión significó el retorno de la compañía italiana a Chile, después de más de 15 años de haber suspendidos los vuelos por razones económicas. Su regreso marcó un hito: es primera vez que una aerolínea ofrece enlaces aéreos sin escalas entre ambos países.

Pero Alitalia no es la única línea aérea europea que regresa. Ayer, British Airways confirmó oficialmente que iniciará vuelos entre Santiago y Londres, a partir de enero de 2017, convirtiéndose en el primer servicio directo entre ambas capitales.

No es la primera experiencia de esta compañía en Chile: entre 1993 y 2000 British voló a SCL pero con escala en Buenos Aires, ruta que luego fue cancelada.

Con la llegada de British Airways a Chile aumentará en un 19% la capacidad  de asientos para entrar directo a Europa. En vuelos diarios, se pasa de un promedio de 4,1 servicios por día a 4,8 con destino a Europa.

Otro actor que prepara su llegada a Chile es Qatar Airways. En marzo la aerolínea informó que lanzará a principios del próximo año un vuelo directo entre Doha y Santiago, el cual se transformará en el vuelo más largo del mundo, con aproximadamente 18 horas de viaje.

El principal actor nacional, LATAM, no se ha quedado atrás. En marzo anunció una nueva estrategia de precios bajos para viajar a destinos internacionales durante el año. La aerolínea aplicó una baja de hasta un 35% en más de 20 destinos para volar fuera del país. En el caso de Europa, las tarifas estructurales bajaron en promedio 27%, permitiendo a los chilenos volar a París, Londres, Frankfurt o Milán, desde US$ 949 y a Madrid desde US$ 1129.

“Buscamos más conexiones y más vuelos, porque de este modo se abren más  opciones para que los usuarios elijan y de este modo generamos competencia que posibilita pasajes a menores precios y más accesibles”, sostuvo el secretario general de la Junta de Aeronáutica Civil, Jaime Binder.