Empresas & Mercados

Suzuki admite que pudo haber errado cálculo de ahorro combustible en autos de Japón

Reuters 19/05/2016

Las acciones de la compañía japonesa se derrumbaron y completaron cuatro sesiones consecutivas de retrocesos

El mercado bursátil aplicó un fuerte castigo a Suzuki, luego que la compañía japonesa admitiera que utilizó métodos inapropiados para calcular el consumo de combustible de sus automóviles en Japón, aunque sostuvo que pruebas posteriores mostraron que no necesitaba rectificar los datos. 

El reconocimiento causó una  baja de 9,37% en las acciones de la automotriz nipona, completando con ello cuatro sesiones de retrocesos en la bolsa. Sin embargo, el fin de la jornada bursátil ocurrió antes de que el presidente ejecutivo de la compañía, Osamu Suzuki, hablara con los medios de comunicación respecto al tema.

El anuncio de Suzuki Motor Corp se produce en momentos en que otro escándalo remece a su par japonesa Mitsubishi Motors Corp, que el mes pasado reconoció haber manipulado los datos de ahorro de combustible de cuatro modelos de mini vehículos.

Suzuki, la cuarta automotriz japonesa por ventas, dijo que 2,1 millones de sus vehículos estaban afectados en Japón, pero Osamu Suzuki señaló a periodistas que sus trabajadores no utilizaron de forma intencionada datos inapropiados.

“La empresa pide disculpas por no haber seguido las normas establecidas por el país”, aseveró el ejecutivo.

Suzuki está especializada en la fabricación de autos pequeños que tienen motores de hasta 660 cc y tiene un trato fiscal preferencial en conformidad con la ley japonesa. La firma controla alrededor de un tercio del mercado de mini vehículos del país.

El fabricante señaló que planea seguir vendiendo sus automóviles dado que las nuevas lecturas de consumo no se han desviado mucho de las presentadas anteriormente, y añadió que por el momento no veía un gran impacto sobre sus ganancias.

Las emisiones y el ahorro de combustible se han situado bajo la lupa de reguladores de todo el mundo, después de que la alemana Volkswagen admitió el año pasado que empleó “dispositivos trucados” en 11 millones de vehículos diésel para rebajar las emisiones durante las pruebas de índices de polución.