LAW

Empresas & Mercados

Socios de aerolínea LAW remueven a su gerente general e instalan en su lugar a asesor financiero

Valentina de Solminihac 17/04/2018

Bernardo Javalquinto, quien se dedica a conectar a empresas complicadas con inversionistas de EE.UU, asumió como máximo ejecutivo de LAW. Su plan sería enfocar sus operaciones en Cuba y, en esa línea, evalúan dejar de volar a Haití, ante las crecientes restricciones de ingreso

Una reestructuración en la plana ejecutiva de la compañía es la que decidió hace unos días el directorio de Latin American Wings (LAW), la aerolínea a la que el pasado 12 de marzo se le suspendió la licencia para volar de forma indefinida dentro y fuera del país.

Según comentan fuentes de la empresa, la mesa de la firma removió a Andrés Dulcinelli de la gerencia general, para dejar a la cabeza de la aerolínea a un nuevo ejecutivo que se encuentra llevando a cabo un plan que podría mejorar la situación financiera de la firma.

Se trata de Bernardo Javalquinto, un ex economista del Banco Mundial quien se dedica a asesorar a empresas en situación de crisis financiera, razón principal por la que se le otorgó la gerencia de la compañía, actualmente controlada por el abogado José Manuel Rebolledo.

El economista comenzó a prestar sus servicios a LAW hace algunas semanas, cuando la empresa lo contrató para hacer un diagnóstico de la situación financiera de la aerolínea, época en la que enfrentaba el peak de los problemas con los proveedores por su situación de deuda, gatillando que varios pasajeros quedaran varados en países como República Dominicana y Perú.

Por ello, y para mejorar la situación financiera de la empresa, LAW puso en marcha un plan de búsqueda de inversionistas extranjeros a través de Javalquinto, quien tenía contactos de fondos interesados en asociarse con la compañía, lo que les permitiría pagar deudas y sostener sus operaciones. En esa línea según comentan fuentes conocedoras, la entrada de nuevos socios obligaría a LAW a reestructurar su plan comercial y evaluar la continuidad de su operación a Haití, cuyo acceso al país se verá mucho más restringido con la puesta en marcha de la nueva ley de migración.

Plan de salida. Antes que la Dirección Aeronáutica Civil (DGAC) le suspendiera su licencia para volar, y como parte de su plan de salvataje, la empresa se encontraba negociando un contrato con la aerolínea Cubana de Aviación, con el objetivo de arrendarles parte de sus aviones y tripulación, bajo la modalidad conocida como ACMI. Esto, con el objetivo de generar capital extra para pagar las deudas que hoy mantienen con proveedores y trabajadores de LAW.

Si bien el contrato ya está firmado por ambas compañías, hoy se encuentra suspendido hasta que la DGAC decida si le reactiva o no el Certificado de Operador Aéreo (AOC). Esto, ya que sin su reactivación la empresa no puede realizar ningún vuelo por sí misma, ni tampoco poner a disposición sus aviones y tripulación.

De acuerdo con fuentes al interior de la empresa, en la firma esperan que la DGAC les otorgue en los próximos días la AOC, puesto que la auditoría habría terminado la semana pasada y solo restaría la decisión final de la autoridad.

La crisis. En diciembre del año pasado, LAW anunció el fin de sus operaciones dentro del mercado chileno, argumentando una compleja situación financiera producto de la llegada de nueva competencia, que detonó una guerra tarifaria en la LAW no pudo competir.

Tras la salida del mercado chileno, LAW enfrentó nuevos problemas operacionales en el extranjero, producto de una compleja situación financiera, lo que terminó con una serie de pasajeros varados en las rutas en las que operaba; Puerto Príncipe, Caracas, República Dominicana y Lima. Posteriormente, la empresa anunció una reestructuración que implicaba la búsqueda de un nuevo socio y un cambio en las rutas de la firma, lo que llamó la atención de la DGAC, que optó por suspenderle indefinidamente su certificación aérea.