Empresas & Mercados

Sobreoferta presiona a la baja ocupación hotelera en Santiago, pero sube en el sur del país

Carla Cabello 01/06/2016

La ocupación hotelera promedio en Chile fue de 72% en el primer trimestre de 2016. Las regiones de Antofagasta y Atacama registraron la ocupación más baja a nivel nacional afectada por la menor actividad minera.

La ocupación hotelera promedio de Chile subió en 2 puntos porcentuales el primer trimestre de este año, alcanzando un 72%, según un informe realizado por la consultora Colliers International. 

El resultado mostró que la baja ocupación en la zona norte, pudo ser compensada por el alto porcentaje de plazas utilizadas que lograron mantener las regiones en las zonas centro y sur. Debido a la mayor demanda estacional de algunas zonas la tarifa promedio a nivel nacional subió hasta los $75.858.

“72% durante el primer trimestre es bueno para un país porque en cierta medida está demostrando que de cada 10 camas hoteleras, siete están ocupadas”,  señala Pablo Ramírez, gerente del área de Hotelería y Turismo de Colliers. Sin embargo, advierte que en los meses de abril y mayo “ya vemos que hay una baja en la ocupación con respecto al año anterior y a los meses de verano”.    

El informe agrega que entre enero-marzo de 2016 la ocupación promedio para la capital llegó al 63%, lo que representó una merma respecto del 64% de idéntico lapso de 2015. 

Entre los factores que explican la caída en la ocupación hotelera de Santiago, se menciona el débil crecimiento de la economía local, su impacto en el turismo corporativo o de negocios y la mayor oferta de habitaciones por la incorporación de nuevos hoteles.

Durante el trimestre la ocupación en la región Metropolitana también se vio afectada por la baja de turistas brasileños, y por el ingreso de alojamientos informales en zonas comerciales.

La tarifa promedio en Santiago fue de $78.340. Ramírez comenta que gran parte de los hoteles de todas las categorías decidieron realizar promociones para aumentar las ventas.

Regiones.  En Arica Parinacota y Tarapacá, la ocupación hotelera promedió un 78% en el primer trimestre. Iquique, una de las ciudad más turísticas de la zona, presentó una alta ocupación en los meses de enero y febrero por sobre el 80%. 

Distinto escenario se observó en las regiones de Antofagasta y Atacama, donde la ocupación promedio alcanzó solo un 55%. 

¿La razón? La disminución de proyectos mineros y cierres de faena en la zona.

“Vemos que las regiones de Arica Parinacota y Tarapacá presentan una mucho mejor ocupación que las regiones de Antofagasta y Atacama, debido a que las dos primeras regiones del país tienen un mix entre turismo corporativo y vacacional. Ciudades como Antofagasta, Calama y Copiapó realmente han mostrado números bastante bajos debido a los problemas que afectan a los proyectos mineros, eso genera que la ocupación hotelera baje”, comenta Ramírez.

“Copiapó es la ciudad que tiene la ocupación más baja del país. Sumamos más o menos unas 500 habitaciones solo en Copiapó de proyectos que iban a llegar pero que debido a este estancamiento de la minería no se van a desarrollar”, agrega. 

La gran llegada de turistas argentinos benefició principalmente a las regiones de Coquimbo y Valparaíso, donde la ocupación promedio de la zona fue de un 73%, con un peak en enero de 83% en los recintos economy (o de tres estrellas).

Nivel similar se observó en las regiones de O’Higgins y Maule con una ocupación promedio de 74%. En la categoría de tres estrellas la ocupación alcanzó su peak en febrero, con un 93% de ocupación debido a empresas frutícolas de la zona que arrendaron gran cantidad de alojamientos pre temporada de la vendimia.

En Biobío/La Araucanía la ocupación promedio fue de un 66%. En ocupación en destinos no turísticos como Concepción, comenta Ramírez, se ha visto afectada por “la baja del sector industrial y pesquero”. 

La zona sur del país fue la que presentó la mayor ocupación hotelera. En las zonas Los Ríos/Los Lagos y Aysén/Magallanes la ocupación promedio fue de 83% y 84%, respectivamente, beneficiados principalmente por la llegada de turistas nacionales.

En el caso de Aysén/Magallanes, la gran mayoría de hoteles mantuvieron una ocupación sobre el 80% durante los meses de enero y febrero.  

“Creemos que Arica, Iquique, Temuco y Punta Arenas son las ciudades que podrían presentar las mejores oportunidades de inversión hotelera para estos próximos años”, indica Ramírez.

Marriott prevé caída en ventas este 2016

Reinventarse para hacer frente a la fuerte caída en la ocupación que proyectan para este año, es el objetivo para el gerente general del hotel Marriott Santiago, Víctor Parada.

Para lograrlo Marriott Santiago pretende potenciar el segmento turismo ante el complejo escenario que ven para el segmento corporativo o de negocios al que apuntan.

“Nuestro cliente número uno son las grandes empresas que generan viajes de sus ejecutivos. Lo que está pasando en Brasil nos afecta, también lo que pasa en Chile con la minería, y a eso le agregamos un tercer componente que es una sobreoferta en la ciudad. Hay mucha oferta para la misma demanda. Como hotel nos hemos reinventado, estamos llegando a segmentos que antes no explorábamos como turismo los fines de semana. Creemos que este segmento pasaría a ser más relevante”, señala el gerente general.

Durante el año pasado, Marriott Santiago incrementó un 10% las ventas respecto al año anterior. “El 2015 fue un año que se vio marcado por nuevo inventario de habitaciones a la ciudad, con nuevos hoteles, pero independiente de eso fue un año bastante positivo para nosotros”, comenta Parada.

Sin embargo, para este año el escenario es menos auspicioso. “Solo en nuestra comuna han abierto más de 10 hoteles en los últimos dos años y eso ya se siente. Este año lo vemos con cierta preocupación, estamos proyectando menos ocupación y menos venta que el año pasado. Eso se vería aún más afectado por la tarifa promedio que está baja”, indica.

En 2015, la ocupación del Marriott Santiago promedió  73% y para este año Víctor Parada estima que alcance una cifra inferior a 70%. “Este año estamos proyectando menor venta que el año pasado, alrededor de un 5% menos”, anticipa. 

Parada también proyecta que este año la tarifa promedio baje un 10%.