Sector inmobiliario proyecta crecimiento plano en 2017

Paula Namur 13/01/2017

Los principales riesgos que ve el sector inmobiliario para este año son la ley de aportes, la ley que grava el cambio de uso de suelo y el congelamiento de los planes regulatorios municipales. A nivel de oficinas, el principal cambio que se espera es la entrada en vigencia desde el año pasado al IVA en los contratos de leasing, lo cual limitaría las opciones de financiamiento para los potenciales inversionistas.

Un año similar al anterior se espera en términos de ventas en la industria inmobiliaria para este año. De acuerdo con cifras de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), el año pasado se vendieron alrededor de 52 mil viviendas a nivel nacional, lo que representó una caída de 37% en comparación con 2015, en gran medida debido a que la gente decidió anticipar sus compras previo a la entrada en vigencia del IVA para la vivienda. Para 2017 lo que se proyecta es un nivel de ventas similar al año pasado, pero todo dependerá de las condiciones económicas que acompañen a esta industria.

“Pensamos que el mercado residencial de la Región Metropolitana estará plano este año. Los movimientos ya sea hacia arriba o hacia abajo serán inferiores a dos dígitos”, destaca el director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, Vicente Domínguez. “Proyectamos algo parecido al cuarto trimestre del año pasado”, agrega Domínguez.

Por su parte, Javier Hurtado, gerente de estudios de la Cámara Chilena de la Construcción, asegura que este año se espera un leve crecimiento en las ventas respecto de 2016, para recuperar un nivel cercano a 2013-2014. “Pero no se recuperará todo de inmediato, porque la caída del año pasado fue grande”, sostiene. Según la Cámara, de materializarse un escenario pesimista, las ventas podrían caer 5%.

A su juicio, hay tres factores que marcarán a la industria desde el punto de vista normativo. En primer lugar, la ley de aportes, cuya entrada en vigencia se espera para el próximo año, un año después de que se conozca el reglamento que recién está en discusión. “Eso significará mayores costos para cualquier desarrollo inmobiliario. Según la ley, no sólo los grandes proyectos deberán mitigar sus externalidades, sino todos los proyectos, y eso implicará un aumento de costos”, asegura Hurtado. Un segundo factor es el proyecto conocido como Ley Caval, que establece un impuesto al cambio de uso de suelo de rural a urbano. El tercer factor, según explica, son los congelamientos de los planos reguladores a nivel municipal. “Eso produce distorsiones de precios”, plantea.

El Grupo Echeverría Izquierdo proyecta una inversión de US$120 millones para este año, de los cuales, el 75% corresponden a la inmobiliaria. En materia de ventas, tomando como unidad de medida las promesas de compraventa, aspiran a un crecimiento de 15% respecto de 2016.

“El mercado está más contenido, más flojo que en 2015 y también que en 2016, porque el año pasado hubo algunos proyectos sin IVA. En cambio, la venta para 2017 en gran mayoría ya es con IVA, por lo cual estamos pronosticando un mercado más restringido”, asegura Cruzat.

Por su parte, Ana María del Río, gerente comercial de Siena Inmobiliaria, proyecta un 2017 levemente superior en ventas al año pasado, dado el desempeño del segundo semestre del año, que tenderá hacia la normalización de las cifras a los valores históricos de venta de la industria. “Esperamos que 2017 siga siendo un año de normalización de las variables de la industria, donde las inmobiliarias comenzarán a reponer selectivamente la oferta mediante nuevos lanzamientos y haciendo esfuerzos por diferenciarse de sus competidores, todo esto bajo un supuesto de un crecimiento de la economía levemente superior al de 2016 y una tasa de desempleo controlada”, asegura la ejecutiva.

En el mercado de oficinas, en tanto, el principal cambio que se espera es la entrada en vigencia desde el año pasado al IVA en los contratos de leasing. “Puntualmente para el caso de empresas en que su giro no es afecto al IVA, por lo que pasaría a asumirse como un costo. Dado lo anterior se limitan las opciones de financiamiento para los potenciales inversionistas”, explica Felipe Acevedo, Director Asociado JLL.

A nivel de oficinas, explica Acevedo, la decisión de compra y venta de activos inmobiliarios pasa en gran parte por la capacidad de arriendo que tengan estos activos. “Con estos indicadores, la decisión de inversión puede verse mermada por la falta de potenciales arrendatarios que se atrevan a ocupar dichos inmuebles, generando vacancia y una eventual baja en los canon de arriendo de mercado. Sin embargo, el mercado inmobiliario de oficinas en sectores consolidados ha demostrado tener una muy tenue baja, por lo que esperamos que las decisiones de inversión no se vean mayormente mermadas”.

Enlaces relacionados